Nonviolence Training

en

El Fusil Roto, No 95, Marzo 2013

Javier Gárate

¿Es la palabra estrategia una palabra de moda dentro de los movimientos sociales noviolentos?

Me hago esta pregunta ya que repetidamente escucho en reuniones de movimientos sociales las siguientes afirmaciones: “Necesitamos ser estratégicos” o “¿por qué las personas no están interesadas en la estrategia?” Me parece que siempre asociamos estrategia con efectividad y éxito, ¿pero, es tan así? ¿Al enfrentar un problema, el tener una estrategia es el factor principal del cual depende que se consiga tal cambio? Si, es así, entonces ¿qué constituye una buena estrategia? y ¿qué ayuda a que los grupos puedan desarrollar buenas estrategias? Éstas son algunas de las preguntas que nos hemos estado haciendo por muchos años en la Internacional de Resistentes a la Guerra.

Cuando pensamos en cambio social, a menudo pensamos en protestas, campaña y acción directa. Todas son maneras claves de decir “¡no!” a prácticas e instituciones destructivas.

Sin embargo, es igualmente importante que construyamos alternativas concretas donde digamos “¡sí!” a la visión del mundo que queremos. Los “programas constructivos”, elaborados dentro del mismo análisis de potencia como nuestra acción directa no violenta, pueden ser poderosos actos de resistencia. Los programas constructivos demuestran las alternativas radicales – al militarismo y a las causas de cambio climático, por ejemplo– que nuestro mundo necesita con urgencia, y las pone en práctica aquí y ahora.

Sarah Robinson

Traducido por Rosa Rey

A principios de noviembre, más de 100 activistas de varios países europeos bloquearon las entradas a la conferencia anual de la Agencia Europea de Defensa en Bruselas, donde fabricantes de armas se reunían a puerta cerrada con responsables políticos europeos.

La conferencia era sólo para invitados, pero los activistas aparecieron sin invitación para hacer saber a los comerciantes de armas que no eran bienvenidos.

“Cada bomba arrojada, cada bala disparada tiene que haber sido fabricada en algún lugar y, donde sea que este se encuentre, se le puede hacer frente.”

Smash EDO

Publicado originamente en el sitio web antimili-youth.net de WRI

Activistas de Peace Action Wellington (PAW) organizaron dos días de acciones directas no violentas contra la Conferencia Anual de Armas llevada a cabo en Nueva Zelanda (NZ) el pasado noviembre. Luego de sus protestas pacíficas, 27 activistas -26 de los cuales siguen enfrentando cargos- fueron arrestados y llevados ante el juez. El 18 de febrero, volvieron a juicio, defendiendo su derecho a una manifestación pacífica por la paz y la justicia.

Al enviar nuestros mensajes de solidaridad a los activistas en Wellington, nos contactamos con Valerie Morse de PAW y le preguntamos por su campaña Alto a la Conferencia de Armas, y le hicimos otras preguntas sobre militarismo y el movimiento antimilitarista en Nueva Zelanda.

Nueva Zelanda es un lugar que a menudo se asocia con su postura de estar libre de armas nucleares y se sitúa en los puestos más altos del índice de paz global. A pesar de un estilo de vida relativamente bucólico, Wellington, la capital de Nueva Zelanda, es sede anualmente de una conferencia sobre armas en el mes de noviembre en la que unos 550 delegados en representación de 165 empresas convergen para una conferencia anual sobre armas.

La segunda edición del Manual para Campañas Noviolentas fue lanzada en inglés en 2014 durante la Conferencia Internacional de la IRG en Ciudad del Cabo. El manual ha sido traducido al español a través del apoyo de una campaña de crowdfunding (financiamiento colectivo) y está disponible en la tienda en línea de la IRG: /es/node/24916

El manual es una colección de historias, estrategias, tácticas y ejercicios de entrenamiento para apoyar a los grupos que quieren realizar acciones noviolentas para el cambio social. Fue escrito por más de treinta miembros de la red de la IRG de distintos países y contextos.

Comprar el libro aquí…

Representantes del Gobierno Marroquí han prohibido, el viernes 27 de junio, la entrada a la Capital del Sahara Occidental a cuatro representantes de la Red Vasca – Rosa Baltar Cabo, Amaia Cabero Saizar y dos compañeras procedentes del Reino Unido- que viajaban con el objetivo de generar redes entre las mujeres de los territorios ilegalmente ocupados por Marruecos, las mujeres de los campamentos de refugiadas y refugiados y las mujeres de Euskal Herria.

Suscribirse a Nonviolence Training