Se intensifica la campaña contra la feria de armas de Londres por una gran coalición

en
es
Someone blocks a road outside the DSEI arms fair with a traffic sign reading "stop wars"
A clown blocks a road with a "Stop Wars" road sign. Source: Flickr/CAAT

Publicado originalmente en Waging Nonviolence, con licencia Creative Commons.

En Londres cientos de manifestantes han intervenido de forma directa para clausurar una de las ferias armamentísticas más grandes del mundo. El Equipo de Defensa y Seguridad Internacional, DSEI por sus siglas en inglés, abrió sus puertas el 12 de septiembre; sin embargo el recinto ferial donde se lleva a cabo fue bloqueado en numerosas ocasiones en la semana previa a su inauguración, ya que algunos activistas trataron de evitar que la feria se llevara a cabo. Más de cien personas han sido arrestadas, entre rumores de que las instalaciones de la feria no estarían terminadas a tiempo. Esto marca un aumento de las acciones violentas en los últimos años.

Un die-in en DSEI
Un die-in en DSEI. Source: Flickr/CAAT

Parece que el aumento de la resistencia en la última semana, la creatividad y determinación de la miríada de grupos envueltos en las protestas superaron a la policía y a los organizadores del evento. Cada día fue organizado por diferentes grupos que componen la coalición Stop the Arms Fair (Paremos la feria de armas) para permitirles planear sus acciones junto a gente con las mismas ideas y los mismos intereses. Los diferentes temas incluían Solidaridad con Palestina, Sin fe en la guerra, No a las armas nucleares, Armas a renovables y Solidaridad sin fronteras. También hubo una conferencia académica en la entrada, con un Festival de Resistencia y un seminario de La guerra termina aquí a lo largo del fin de semana.

Este enfoque permitió que grupos y campañas que no han trabajado juntos de forma habitual encontraran una causa común en la oposición a la feria. Aquellos que querían centrarse en sus acciones específicas pudieron hacerlo, conscientes de que la energía que emplearan sería las mismas que en los días de resistencia. También permitía a aquellos nuevos en el movimiento encontrar un grupo de gente con el que se sintieran cómodos para tomar acción. Al unirse nuevas caras en las campañas, se ha creado un sentimiento de «crítica positiva», ya que la energía localizada en una acción refleja el trabajo de muchas otras.

 

Un grupo de pries comunión en las protestas de la DSEI
Un grupo de pries comunión en las protestas de la DSEI. Source: Flickr/CAAT

Al tener tanta variedad de participantes se ha llegado a un surtido de acciones creativas y humorísticas, entre las que se incluyen el «piquete de supervillanos en la Feria de Armas», ya que en el centro donde se lleva a cabo la feria también se realizan convenciones de ciencia ficción regularmente. Este piquete incluía un Dalek de la serie Doctor Who que recordaba a la gente sus derechos en caso de arresto. Además se dieron numerosos casos de grupos afines que trabajaron juntos para colocar elementos de bloqueo. Por ejemplo, mientras la policía eliminaba el cierre de una carretera durante el bloqueo organizado por grupos religiosos, otros hacían rápel desde un puente cercano para bloquear otra carretera.

 

El DSEI tiene lugar en la zona portuaria de Londres cada dos años. Participan cerca de 1500 compañías y exhiben armas a más de 30 000 personas, incluyendo delegaciones militares de países con grandes infracciones a los derechos humanos y países en guerra. En DSEI se han encontrado equipamiento y armas ilegales, entre los que se incluyen equipos de tortura y bombas de racimo. Es importante tener en cuenta, sin embargo, que aquellos que se oponen a DSEI no quieren simplemente una versión de la feria de armas limpias y legales, quieren acabar con ella del todo. DSEI está organizado por una compañía privada llamada Clarion Events con el apoyo total del Gobierno inglés que ha invitado a delegaciones militares de todo el mundo.

La resistencia a ferias como el DSEI es importante ya que son una de las formas más claras y duras en las que se manifiestan el tráfico de armas. Los vendedores de armas hacen mercadotecnia del equipamiento bélico que quieren construir a militares en busca de la tecnología más moderna. Este año, se han realizado acciones por parte de asociados locales en España, Canadá, Israel y la República Checa, y se hará lo mismo en ADEX, en Seul y ExpoDefensa, en Bogotá que se llevaran a cabo en los próximos meses.

Activistas internacionales que usan una cerradura en el tubo para interrumpir el DSEI.
Activistas internacionales que usan una cerradura en el tubo para interrumpir el DSEI. Source: CAAT/Flickr

La industria armamentística, como todas las industrias, depende de un permiso social para trabajar, lo que quiere decir que además de recibir respaldo legal formal también necesita el apoyo de la mayor parte de la sociedad. Este permiso social permite a la industria armamentística envolverse en una capa de legitimidad y resistirnos al tráfico de armas en cada una de las formas en que se presente es una clara forma de desafiar este permiso social.

En este momento, la industria armamentística asume que sus actividades son, de hecho, legítimas, pero es en parte debido a que la mayor parte de la gente raramente piensa en su existencia o en cómo funciona, si es que alguna vez se lo plantea. La toma de acciones en contra de eventos como el DSEI nos permiten «apuntar» y llamar la atención al tráfico de armas, y así cuestionar su legitimidad e impedir que se desarrolle. Unas semanas antes de que se iniciara la feria, el nuevo alcalde electo de Londres, Sadiq Khan afirmó querer que el DSEI se prohibiera, pero que carecía de poder para hacerlo él mismo.

Un grupo de payasos se burlan de la policía en las protestas de DSEI.
Un grupo de payasos se burlan de la policía en las protestas de DSEI. Source: CAAT/Flickr

Es muy difícil interrumpir eventos de gran magnitud como el DSEI. Esta es una de las razones por las que la estrategia de acción (bastante novedosa) se centró en las preparaciones para la feria. La coalición también se había centrado en esta fase en 2015, en la última celebración, y los organizadores vieron el potencial de esta forma de resistencia. El punto de mayor debilidad del evento es la complejidad logística de su instalación y es claro el potencial que ofrece para una campaña de acción directa y desobediencia civil. La aparente impenetrabilidad de una industria tan compleja y de tantos recursos se ve revuelta cuando los activistas se colocan en medio, hacen rápel desde puentes, y bloquean el paso de los camiones que transportan el equipamiento.

Así, mientras los traficantes de armas y los representantes militares miran armas para comprar durante los próximos tres días en DSEI, se continuarán las vigilias y manifestaciones. Y, a lo largo de la semana, Art the Arms Fair , una exposición de arte radical se llevará a cabo cerca del evento. Se cree entre los organizadores que se está creado un movimiento activo y fuerte para continuar presentando resistencia a DSEI en próximas ocasiones.

Información del autor
Programmes & Projects
Countries
Theme
Companies

Añadir nuevo comentario

Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .