Sudán del Sur

Un sacerdote informó (en una reunión de seguimiento): “Desde que asistí al taller de noviolencia he dejado de odiar a los musulmanes. Quemaron nuestras iglesias en Khartoum y desde ese momento perdí el respeto por los musulmanes y empecé a odiarlos. Ahora estamos en un país nuevo, no quiero que los musulmanes sufran como los cristianos sufrieron bajo el régimen islámico en Sudán. Es doloroso perdonar pero mi Biblia me dice que perdone igual que Dios nos ha perdonado a nosotros”. Desde 2011, este sacerdote, unos pocos cristianos más y un grupo de musulmanes, trabajan juntos. Organizan talleres de compromiso con la comunidad tanto para cristianos como para musulmanes en Juba.

Queridos amigos, queridas amigas,

En Sudán del Sur, la Organización para la Noviolencia y el Desarrollo (ONAD), una organización afiliada a la IRG, está sembrando las semillas de la noviolencia.

A pesar de los cambios de actitud y comportamiento de personas y grupos como resultado de los entrenamientos de noviolencia de la ONAD, mucha gente sigue creyendo que la lucha armada puede lograr los cambios que le gustaría ver. En Sudán del Sur, donde algunos civiles poseen armas, la sociedad está altamente militarizada. Mientras que algunos han entregado sus armas al gobierno, el desarme tanto de mentes como de corazones es igual de necesario si queremos evitar la actual militarización social.

Suscribirse a Sudán del Sur