Turquía

De primera vista el hecho de que Turquía está en guerra no se nota mucho en Estambul. Una fila larguísima de turistas está esperando frente al control de pasaportes. Todo va en orden, normal. Pero quien viaja en metro, le toca cambiar muchas veces trenes en la estación de Yenikapi, donde se encuentra una exposición que exalta la guerra y los militares.

Sorprendentemente, dos décadas después de su encarcelamiento, Osman Murat Ülke fue citado nuevamente a la estación de policía por el fiscal en Bilecik, quien reabrió su caso, y le ordenó hacer una declaración en la estación de policía local.

El día 24 de abril de 2017 la Internacional de Resistentes a la Guerra fue parte de un grupo de organizaciones internacionales que observó la segunda sesión del juicio de Serdar Küni, médico y defensor de derechos humanos desde muchos años, encarcelado desde octubre de 2016. Abajo se puede encontrar la declaración de la delegación internacional, en la que participó Andreas Speck en nombre de la Internacional de Resistentes a la Guerra, explicando sus preocupaciones como resultado de la sesión de ayer.

Serdar Kuni

Este mes, War Resisters' International se unió a un grupo de organizaciones internacionales para observar la audiencia de Serdar Küni, médico y veterano defensor de derechos humanos en Şırnak, Turquía. El doctor Kuni fue arrestado en octubre, acusado de “brindar tratamiento a presuntos militantes” y no informar a los servicios de seguridad al respecto.

Con la creciente necesidad de solidaridad con la Sociedad civil turca, la Bund für Soziale Verteidigung (Fundación para la Defensa Social) –afiliado de WRI en Alemania- están en campaña de recaudación colectiva de 1,400 euros para imprimir nuestro Manual para campañas no violentas al turco.

Este dinero iría al Centro de Educación e Investigación no Violenta de Estambul, que luego distribuirá el manual gratuitamente en sus talleres y capacitaciones sobre no violencia. Por favor, ¡ayuda a los activistas en Turquía a que mejoren su conocimiento sobre acciones no violentas con este manual!

Por favor, dona aquí.

El 8 de noviembre empezó en Estambul el juicio de tres defensores de derechos humanos y periodistas de Turquía, enjuiciados por su participación en una campaña por la libertad de expresión a favor de un periódico prokurdo. War Resisters’ International, junto con muchas otras organizaciones nacionales e internacionales, estaban listos en el tribunal para apoyar al profesor Şebnem Korur Fincancı, la presidenta de la Fundación de Derechos Humanos de Turquía y los periodistas Erol Önderoğlu y Ahmet Nesin. Con 142 periodistas actualmente tras las rejas, Turquía se ubica en el puesto 151 de 180 países en el índice de libertad de prensa de Reporteros sin Fronteras 2016. War Resisters’ International continúa con su apoyo a los defensores y activistas de derechos humanos en Turquía que trabajan por la paz como parte de su actual campaña Alto al ciclo de violencia en Turquía.

Leer más aquí.

Carol Thompson

Sonrisa radiante. Risa contagiosa. Su luz atraía a otros hacia ella para debatir y discutir, para aprender y reflexionar. La determinación inquebrantable, la pasión por la justicia y la entrega constante definen a Kayla Mueller, no su captura por parte de ISIS, la tortura a la que fue sometida y su trágica muerte a los 26 años.

Compartimos la declaración de objeción de conciencia de Hilal Demir, publicada por primera vez en Objetoras de conciencia. Antología

----------------------------------


No quiero vivir en un mundo machista, jerárquico, autoritario, militarista y patriarcal.

No quiero una educación basada en este sistema.

No quiero que la gente muera en guerras por una inconmensurable mentira.

No quiero tener que estar demostrando que soy un ser inteligente y una persona por el hecho de ser mujer.

No quiero ignorar las políticas de guerra del Estado y sus mentiras.

No quiero que los militares entrenen a la gente como corderos que irán al matadero.

No quiero que nadie decida por mí sin preguntarme.

No quiero que operen los conceptos y comportamientos militaristas en nuestros movimientos.

No quiero vivir bajo reglas patriarcales, y soportando normas que invaden mi vida privada.

No quiero que se juzgue la identidad sexual de las personas.

No quiero que me etiqueten como “madre”, “esposa”, “hija” y “novia” sólo porque sea una mujer.

No quiero vivir encerrada en fronteras.

No quiero matar ni que me maten.

Y, rechazo todo esto porque estoy escuchando mi conciencia.

Porque QUIERO vivir en libertad, con alegría, en un mundo donde no exista la guerra, ningún tipo de violencia, que sea anti-autoritario y que no imponga fronteras.

¿Y tú?

Esta declaración se publicó por primera vez en Izmir, Turquía en 2005

Suscribirse a Turquía