Suecia

Durante muchos años, parecía que el servicio militar obligatorio estaba a punto de desaparecer. Pero en los últimos cinco años, la imagen ha cambiado: Noruega extendió el servicio militar obligatorio para las mujeres; Suecia ha reintroducido el servicio militar obligatorio para todos; Ucrania, Georgia, Lituania y Kuwait han reintroducido el servicio militar obligatorio para hombres después de breves hiatos; Qatar y los Emiratos Árabes Unidos han introducido el servicio militar obligatorio por primera vez. Vemos por qué los gobiernos recurren a la compulsión para llenar sus ejércitos, y lo que esto significa para los movimientos pacifistas.

En todo septiembre, el ejército sueco está participando en los mayores juegos de guerra que se realizar en el país en décadas. Participarán miles de tropas suecas y países de la OTAN, incluidos Estados Unidos, Finlandia, Francia, Estonia, Lituania, Noruega y Dinamarca.

Hanna Sofie Utsi

Excavadoras enormes abren heridas profundas en la tierra y las lágrimas corren por mi rostro. La policía ha desalojado a la población local: samis y activistas.

Mis lágrimas son de rabia, pena y desesperación, pero no de impotencia. Para nada. La lucha por Gállok y los samis está lejos de haber acabado. No ha hecho más que empezar.

Los samis son el único pueblo indígena que queda en Europa. Un pueblo con su propia lengua, cultura e historia, y que cuenta con su propio órgano de gobierno democráticamente elegido. Un pueblo del que se podría decir que aún le va bastante bien en el mundo occidental: podemos ir a la escuela, tenemos el mismo sistema sanitario que el resto de la población, el mismo sistema judicial y los mismos derechos civiles. Pero ¿de verdad que nos va tan bien?

25 activistas por la paz internacionales de Finlandia, Suecia y Bélgica que viajaban en un autobús desde Finlandia a Burghfield en Berkshire para participar en el bloqueo para cerrar la base de Burghfield que tendrá lugar el lunes 2 de marzo fueron parados y registrados por el anexo 7 de la Ley de prevención del terrorismo por policías británicos antiterroristas en Calais el 28 de febrero de 2015. Los/as pacifistas de los grupos Unión de Objetores de Conciencia de Finlandia (AKL), ofog de Suecia y Acción por la Paz de Bélgica, entre otros, son parte de un grupo de más de 40 activistas europeos que van a participar en el bloqueo de AWE Burghfield el lunes 2 de marzo de 2015, para presionar contra la renovación del sistema de armamento nuclear británico Trident [1].

Declaración de prensa

30 de enero 2013

El activista sueco por la paz Martin Smedjeback recibió hoy una condena de prisión de 14 días por parte de un tribunal provincial en el país escandinavo. El 29 de julio de 2011, junto con Annika Spalde, entró en la base F21 de la fuerza aérea en Luleå, en el norte de Suecia. En su interior realizó pintadas color rosa. Spalde, que había recibido y cumplió una sentencia de 14 días en la cárcel por una acción anterior en la misma semana, no obtuvo ninguna pena.

Kristina Johansson y Martin Smedjeback

El 29 de octubre de 2012 dos pacifistas de la red antimilitarista sueca Ofog se presentaron ante el tribunal local de Malmö. La empresa de armamento Aimpoint les reclama 40.000 euros en daños.

En 2008, Ofog celebró una concentración en el exterior de sede de Aimpoint en Malmö. Los dos activistas treparon la valla y saltaron al interior de los terrenos de la empresa para mostrar su oposición a las exportaciones de armas suecas. La policía los detuvo tranquila y rápidamente al otro lado de la valla. Aimpoint decidió cerrar su producción de ese día debido a la protesta, y ahora reclaman que los activistas paguen los costes causados por la pérdida de producción y la seguridad. Creemos que esto es una forma de intimidar a los activistas para que se callen.

A primera hora de la mañana, activistas de la red antimilitarista sueca Ofog han entrado en la zona de pruebas militares NEAT para detener el ejercicio de combate que se estaba desarrollando en el extremo norte de Suecia. Ofog ha informado a las Fuerzas Armada suecas que los activistas estaban dentro de la zona. A pesar de ello, los ejercicios de combate prosiguen.

Por Cattis Laska

El Campo de Pruebas Aeroespaciales Norteuropeo (NEAT en inglés), el mayor campo de entrenamiento militar de Europa, tiene un área de 24.000 km cuadrados en el norte de Suecia, justo encima de la tierra que pertenece históricamente, y que sigue siendo utilizada, por los pueblos indígenas de Suecia, el pueblo Sami. Las tierras sobre las que se dejan caer las bombas durante los ejercicios militares son las mismas zonas en las que pastan los renos. Según la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, “no se llevarán a cabo actividades militares en las tierras o territorios de los pueblos indígenas”, y de ser así, dichos pueblos indígenas deben ser consultados oficialmente. Esto no ocurrió antes de comenzar los ejercicios militares en NEAT.

Suscribirse a Suecia