Ruanda: reclutamiento, deserción y enjuiciamiento de soldados

Este informe fue escrito por un investigador ruandés, que trabaja con la Internacional de Resistentes a la Guerra y Connection e.V.

------------------------------------------------------

Ruanda es un país africano sin salida al mar, con una historia reciente de guerra y conflicto. En 1990, un ejército rebelde formado por refugiados tutsis en su mayoría exiliados, atacó al ejército regular de Uganda. La guerra duró cuatro años y el grupo rebelde, el Frente Patriótico Ruandés, tomó el control del país y puso fin al genocidio de 1994. Su rama militar, el Ejército Patriótico Ruandés, acogió a algunos de los miembros derrotados del ejército regular y se convirtieron en las Fuerzas Ruandesas de Defensa.

Este informe examina las barreras existentes para abandonar las fuerzas armadas en Ruanda durante la última década. Se basa en los testimonios de antiguos soldados que han desertado del ejército (usamos los nombres "Entrevistados A, B, C y D" para designarlos.) El anonimato es importante para su seguridad. Esto es lo que encontramos:

• En general, los soldados reclutados entre 1990 y 2012 no recibieron contratos de trabajo.

• Cualquier persona reclutada en este período (incluyendo a las que están en las fuerzas armadas en la actualidad) no tiene un proceso claro para abandonar el ejército.

• Para los soldados reclutados en este período, esto incluye a los que todavía están en servicio, la posibilidad de abandonar el ejército es a discreción de los oficiales al mando.

• Las consecuencias de la deserción pueden ser graves, pero las dificultades para encontrar formas legítimas de salir del ejército significan que la deserción sigue siendo la única opción para muchos.

• No se respeta el derecho de objeción de conciencia al servicio militar.

Prácticas de reclutamiento, antes y ahora

El Frente Patriótico Ruandés (FPR) y su rama armada, el Ejército Patriótico Ruandés (RPA), se formaron a finales de 1989. La mayor parte del ejército rebelde y los oficiales superiores habían sido miembros del Ejército Nacional de Resistencia, el ejército regular en Uganda. Desertaron al ejército ugandés para invadir Ruanda. Necesitaban tropas y reclutaron de los campos de refugiados y de familias ruandesas que se habían establecido en Uganda.

Como ejemplos de las circunstancias de reclutamiento de esa época, podemos contar las historias de cuatro entrevistados. El entrevistado A estaba asistiendo a la escuela secundaria en Uganda en 1990 cuando fue reclutado. Todavía era menor de edad, y estaba preocupado por su educación. Los reclutadores le prometieron que continuaría con su educación después de la "lucha por la liberación", y de que los refugiados regresaran a Ruanda. El entrevistado B también era refugiado ruandés en Uganda. Su familia tuvo dificultades para ponerlo en la escuela y cruzó a Ruanda cuando estalló la guerra, donde se unió a la RPA. Era menor de edad y de complexión pequeña, y recibió la orden de recolectar madera y otros suministros para el ejército. Fue aceptado como soldado un año más tarde, en 1991, a los 17 años, ya que la APR tenía poco personal. El entrevistado C era un miembro del ejército regular. Después de la victoria de la APR en 1994, huyó al Zaire (más tarde llamado la República Democrática del Congo). Regresó a Ruanda y fue encarcelado, pero cuando Ruanda invadió la República Democrática del Congo por segunda vez en 1998 y necesitó tropas experimentadas en el terreno, fue liberado y enviado a la República Democrática del Congo para pelear allí. El Entrevistado D fue un niño que sobrevivió al genocidio de 1994 y huyó al este de Zaire junto con otros supervivientes tutsis y fue refugiado en un campamento. Los reclutadores del FPR lo encontraron allí y lo llevaron al campo de batalla. Tenía 12 años.

Tras tomar el poder en 1994, el Ejército Patriótico Ruandés (RPA) se transformó en un ejército regular y se convirtió en las Fuerzas de Defensa Ruandesas (RDF). Con la excusa de asegurar las fronteras de Ruanda, el RDF persiguió al ejército derrotado, el antiguo ejército estatal de Rwanda, hasta Zaire y apoyó una rebelión que invadió el Zaire en 1996 y sacó al presidente Mobutu Sese Seko del poder. El nuevo Presidente, Laurent Kabila, buscó rápidamente el control y la independencia del ejército ruandés, lo que llevó a una segunda invasión del Zaire en 1998, que ahora se convierte en la República Democrática del Congo. Bajo presión internacional, Ruanda retiró sus tropas de la RDC en 2002i, pero siguió decidida a tener influencia en el país. El ejército ruandés nunca hizo lo que se propuso hacer en la República Democrática del Congo. En cambio, se involucró en el comercio ilícito y el saqueo de los recursos minerales del país. Ruanda firmó un acuerdo con el nuevo presidente de la RDC, el joven Joseph Kabila, y devolvió oficialmente su ejército a la República Democrática del Congo para combatir a los rebeldes hutus ruandeses junto al ejército congolés regular. Para obligar al débil gobierno y ejército congoleño a cooperar, dos oficiales del ejército ruandés asumieron la ciudadanía congolesa y desafiaron directamente al gobierno central al luchar en guerras de representación contra el gobierno congoleño en nombre de Ruanda. Esos generales son Nkunda y Bosco Ntaganda, a quienes Ruanda suministró personal, armas, apoyo político e institucional para dirigir el Este de la República Democrática del Congo. Por su parte en los crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad en el este de la RDC, el General Bosco Ntaganda está siendo juzgado en la Corte Penal Internacional en La Haya, en los Países Bajosii.

Ruanda formó por última vez un ejército rebelde para desestabilizar el Congo en 2012, cuando los rebeldes del M23 -grupo también conocido como el Ejército Revolucionario Congolés, liderado por Bosco Ntaganda- tomaron el control de la ciudad oriental de Goma y amenazaron con marchar hacia la capital Kinshasa. La comunidad internacional reaccionó autorizando a las tropas de la ONU, estacionadas en el este de la República Democrática del Congo, a usar la fuerza para detener a los combatientes rebeldes. El movimiento M23 fue derrotado y desde entonces se disolvió. Muchos informes de las Naciones Unidas establecieron la participación del ejército ruandés en la desestabilización de la República Democrática del Congo a través del M23, de forma directa o través de grupos afinesiii. Cada vez que las tropas ruandesas entraban en la RDC, muchos soldados, incluidos los niños soldados, eran reclutados para luchar en contra su voluntadiv.

En los últimos años, el RDF ha estado realizando llamados de reclutamiento en diferentes distritos del país. Las condiciones para la selección se publican en el Boletín Oficial Nº 36 de 03 de septiembre de 2012. Se necesitan dos grupos de reclutas: cadetes oficiales y soldados no comisionados. Actualmente, parece ocurrir una discriminación en el reclutamiento militar. Todos nuestros entrevistados coinciden en que los reclutas son seleccionados de acuerdo a su grupo étnico y su origen. Las posiciones de cadetes se reservan casi exclusivamente a los jóvenes cuyos padres eran refugiados tutsis en Uganda. Unos pocos tutsis de otros países (Burundi, RDC y Tanzania), supervivientes del genocidio tutsi y muy pocos hutus son reclutados para el curso de cadetes. El grueso de los reclutas son para las tropas no comisionadas, incluyendo la Guardia Republicana y las Fuerzas Especiales. Los guardias republicanos son casi exclusivamente tutsis de Uganda. Las Fuerzas Especiales están dominadas por los tutsis de Uganda también, pero otros Tutsi y pocos hutus son permitidos en la fuerza. El resto de las tropas es principalmente de origen hutu.

La atención del Gobierno de Ruanda se ha desplazado hacia Burundi. Desde el inicio de la crisis burundesa a principios de enero de 2015, fuentes fidedignas y también informes de expertos de la ONU han establecido que el ejército ruandés reclutó activamente combatientes en el Campo de Refugiados Mahamav, y los envió a desestabilizar a Burundi. En consecuencia, el propio ejército ruandés no fue utilizado, ya que los campos proporcionaron suficientes reclutas. Como resultado, existen tensiones entre los dos países y, a partir de agosto de 2016, Burundi detuvo todos los autobuses transfronterizos de Ruanda en un esfuerzo por reducir las infiltraciones en el país.

Servicios, Contratos y Condiciones de Trabajo

Se espera que los soldados ruandeses, como los de cualquier parte, sigan órdenes sin cuestionar. El entrevistado A esperaba regresar a la escuela en 1994 después de un breve período en el ejército. En cambio, su unidad fue encargada de la seguridad de Paul Kagame durante la rebelión, y la unidad se convirtió en la Guardia Republicana. Luchó en Angola y en el Congo. Quería estudiar y le pidió a sus superiores varias veces que lo dejaran ir a la escuela, pero se negaron. En cambio, fue enviado a cursos militares, y todavía nunca fue promovido. Fue encarcelado seis meses por insistir en volver a la escuela. Más tarde se le pidió que matara a un oficial superior, y decidió abandonar para siempre. El Entrevistado D se hace eco del Entrevistado A, ya que también fue arrestado y encarcelado muchas veces por querer estudiar. Logró terminar la escuela secundaria y la universidad, y fue enviado a trabajar en la unidad de inteligencia en los servicios de inmigración. También dice que RDF promueve el amiguismo.

Todos los entrevistados dicen que trabajaron sin contrato por mucho tiempo, habiendo comenzado su servicio antes de que se pusieran en vigor los estatutos del ejército. Los entrevistados B y C explican que se confirma que un soldado está en servicio una vez que recibe una cuenta bancaria del banco del Ejército, conocida como CSS. El número de cuenta corresponde al número de servicio en las fuerzas armadas. Cualquier soldado que no tiene una cuenta no es en realidad un soldado reconocido. El Entrevistado D recibió su primer sueldo en octubre de 1994, mientras que el Entrevistado C obtuvo el suyo en octubre de 2000, después de pasar dos años luchando por el ejército en la República Democrática del Congo. En esos dos años, no recibió salario. Los estatutos del ejército fueron revisados ​​en 2012. Aunque las condiciones para la contratación y los servicios están mejor estipuladas en los papeles, en la práctica es diferente. Por ejemplo, si el número objetivo de reclutas no se alcanza en un distrito, el ejército recurre al secuestro y a las tácticas de reclutamiento forzado. Ha habido ocasiones en que todos los hombres de una zona (en las escuelas o en el trabajo) son arrestados y sus documentos de identidad confiscados. Aquellos que cumplen los criterios son entonces reclutados a la fuerza y ​​no tienen ninguna posibilidad de escapar. Esto ocurrió recientemente durante los esfuerzos de guerra en el este de la República Democrática del Congo, en apoyo de los rebeldes M23.

Un tema importante de la disputa entre los soldados y los jefes del ejército se refiere a los contratos de los soldados que se unieron durante la rebelión con el FPR, es decir, antes de que fueran el ejército estatal de Ruanda. Muchos soldados dentro del FPR, incluyendo algunos de los citados en este documento, no firmaron los contratos cuando se unieron, pero se les dieron contratos muchos años después. Esto a menudo resultó en la pérdida de rango y otros beneficios, lo que llevó a muchos de estos soldados a dejar el ejército. Entonces fueron declarados desertores.

Niños soldados

Los entrevistados A y B informan que eran menores de edad cuando fueron reclutados por el ejército (A en 1990 y B en 1991). Dejaron sus estudios en espera y tenían expectativas de volver a la vida civil después de la guerra. El Entrevistado D explica que una parte importante de la RPA fue constituida por menores, algunos de tan sólo ocho años de edad. En 1995 las organizaciones de derechos humanos comenzaron a protestar y presionar al gobierno ruandés para que dejara de usar a los niños soldados en sus servicios armados. Como resultado se construyó una escuela en el sur del país, y la mayoría de los niños soldados fueron desmovilizados y enviados allí para estudiar. La mayoría de los niños eran sobrevivientes y huérfanos del genocidio. Todavía eran tratados como soldados y el ejército preparaba la primera invasión de la República Democrática del Congo el año siguiente -1996- y no quería perder a esos niños.

El Entrevistado C dice que era en Mudende, al noroeste de Ruanda, en 2012, donde se suponía que iba a entrenar a nuevos reclutas, entre los que había muchos niños soldados. Él huyó del país antes de que pudiera comenzar el entrenamiento. Esta denuncia es corroborada por muchos informes de organizaciones de derechos humanos e informes de los medios de comunicaciónvi. El entrevistado D, que huyó de Ruanda a través de Burundi, afirma tener información fidedigna sobre la formación impartida por el ejército ruandés a los rebeldes burundeses, incluidos niños. Un informe de las Naciones Unidas ha descubierto que esto es cierto, los expertos de la ONU señalaron, al menos, la presencia de seis niños entre los combatientes con los que se reunieron en febrero de 2016.vii

El destino de los desertores y las consecuencias para sus familias

Abandonar al ejército ruandés sin permiso oficial tiene consecuencias graves. Si bien la Orden Presidencial N ° 32/01 de 03 de septiembre de 2012 explica en el artículo 84 las causas del cese del servicio en el ejército ruandés, el Art. 87 exige que los soldados soliciten por escrito el cese del servicio. Un solicitante puede esperar una respuesta que se proporcionará dentro de 90 días. Además, este principio no se cumple en la práctica. Cuando se responde a sus solicitudes de liberación anticipada, no hay garantía de que las solicitudes se concederán. Dado que este sistema de solicitud es la única salida legal de los militares, una resolución negativa, prácticamente atrapa al soldado indefinidamente.

Por lo tanto, los soldados se quedan con muy pocas opciones, salvo desertar. La orden presidencial no prevé la deserción ni la objeción de conciencia (esto se trata más bien como insubordinación). Esto abre un amplio campo de arbitrariedad. El Entrevistado D nos da un ejemplo: "En estos días no hay guerra. Un desertor capturado es llevado a los tribunales, condenado a un año de cárcel y encarcelado en la prisión militar de Mulindi, y posteriormente desmovilizado. El desertor pierde todos sus beneficios”.

Un contrato de soldado es de 5 años, renovable dos veces. Pero el ejército se reserva el derecho de retener a un soldado si él o ella tiene habilidades escasas que el ejército requiere. Lo que se considera es sobre todo la edad de jubilación. Son 45 años para los soldados no comisionados, 50 años para los oficiales subalternos y altos y 55 años para los oficiales generales. Estas edades de jubilación se pueden extender hasta 5 años (máximo) si el ejército requiere los servicios del aspirante a jubilado. En la práctica, nadie se atreve a salir por su cuenta, especialmente entre los oficiales subalternos, altos y generales. Ellos esperan ser liberados por temor a las repercusiones si piden dejar el ejército.

Algunos desertores y otros ex militares, entre ellos los citados en este informe, afirman que mientras se encontraban en el exilio, han sido objeto de constantes intentos de hostigamiento y asesinato, por parte de escuadrones enviados por el gobierno ruandés. Innocent Kalisa, ex comandante y guardaespaldas personal del presidente Paul Kagame, desapareció en Uganda en 2013, tras haber huido de Ruanda en 2010viii. El hermano de Faustin Nyamwasa, que fue jefe del Estado Mayor del Presidente Kagame hasta 2001, desapareció en 2010ix, y estuvo detenido durante cinco meses, sin juicio ni cargos en su contrax. Todos los entrevistados hicieron afirmaciones similares, pero por la seguridad de sus familias, no pudieron ver detalles específicos del acoso, la humillación y los juicios a los que ellos y sus familiares (como resultado de que estos familiares abandonaran el ejército). En algunos casos, los desertores son secuestrados y devueltos a Ruanda, donde desaparecen o son juzgados en tribunales militares sin una representación justa.

Estos riesgos son particularmente altos para los soldados que han tenido acceso a información sensible del estado. Ellos experimentan mayores dificultades cuando se enfrentan a las órdenes de sus superiores. Los cuatro encuestados pertenecían a esta categoría: dos de ellos eran miembros de la Guardia Republicana y asistían a la seguridad personal del Presidente y de la Primera Dama, uno fue nombrado en los servicios de inmigración y otro fue desplegado para entrenar a los rebeldes congoleses M23. La información que poseen se considera una amenaza a la seguridad del estado. Así que después de haber desertado, no sólo fueron perseguidos, tanto en Ruanda como en países vecinos, sino que sus familias y parientes fueron amenazados con arrestos y cárcel con cargos fabricados. Se enfrentan a expropiación, pérdida de ingresos y negocios.

Conclusión

El actual ejército ruandés comenzó como un movimiento rebelde en 1990, reclutando soldados de rango y campo de entre los refugiados ruandeses que vivían en campamentos en Uganda. Dadas las condiciones en esa época, los soldados no recibieron contratos para firmar, pero se les prometieron mejores condiciones de vida tras la exitosa toma del poder de Ruanda. Muchos de los reclutas eran niños según lo demostrado por los entrevistados A, B y D. Después de tomar el poder, la mayoría de los soldados siguieron sirviendo sin contratos firmados.

Durante la mayor parte de su vida adulta, los soldados ruandeses que sirvieron desde la época de la rebelión no tuvieron posibilidad de oponer ningún recurso por trato injusto a manos de sus oficiales superiores. Cualquier objeción a las órdenes coloca a un soldado en la cárcel o lo expone al riesgo de asesinato. Muchos soldados huyen del país y buscan refugio en países vecinos o más lejanos, como los países occidentales, tal es el caso de nuestros entrevistados. Los desertores reportan hostigamientos constantes e intentos de asesinato en otros países, por parte de los servicios de seguridad ruandeses.

A pesar de la Orden Presidencial N ° 32/01 de 03 de septiembre de 2012 que establece los criterios de contratación y el proceso de los soldados jóvenes, los soldados que habían servido desde los tiempos rebeldes informan que la orden los excluye y no reconoce el servicio prestado antes de ser firmada la ley.

Se insta al ejército ruandés a cerrar las brechas entre la política y la práctica, e informar a los soldados acerca de sus derechos y beneficios, dentro y fuera del servicio. Deben permitir el derecho a la objeción de conciencia, dejar de hostigar a los objetores y los desertores y, sobre todo, dejar de amenazar a los objetores y sus familias con prisión, confiscación de bienes, secuestros y asesinatos dentro del país y en países de exilio.

De la autoría de un investigador ruandés.

Traductor: Martin Vallarino

i 'October 2002: Rwanda pulls its 20,000 troops out of Congo following pressure from the international community'. From Human Rights Watch, DR Congo: Chronology 'https://www.hrw.org/news/2009/08/21/dr-congo-chronology#_Failed_Peace_Efforts, accedido el 26 de octubre de 2016.

ii Human Rights Watch: 'Bosco Ntaganda' https://www.hrw.org/topic/justice-internationale/bosco-ntaganda, accedido el 26 de octubre de 2016

iii 'Letter dated 12 October 2012 from the Group of Experts on the Democratic Republic of the Congo addressed to the Chair of the Security Council Committee established pursuant to resolution 1533 (2004) concerning the Democratic Republic of the Congo', http://www.un.org/ga/search/view_doc.asp?symbol=S/2012/843, accedido el 26 de octubre de 2016.

iv 'Report on political situation, security and human rights in Rwanda, Danish Immigration Service': “Besides recruitment to the LDF inside Rwanda, recruitment into LDF also takes place in the Rwandan controlled areas of DRC.” http://www.refworld.org/pdfid/3df8c0344.pdf, accedido el 26 de octubre de 2016.

v '2016 Trafficking in Persons Report – Rwanda', United States Department of State http://www.refworld.org/docid/577f95b54.html, accessed 26th October 2016 and 'UN report pins Rwanda on training Burundian refugees', AfrikaReport, http://www.afrikareporter.com/un-report-pins-rwanda-on-training-burundian-refugees/, accedido el 26 de octubre de 2016.

vii 'Exclusive: Burundi rebels say trained by Rwandan military - U.N. experts', http://reut.rs./23JGkRN, accedido el 26 de octubre de 2016.

viii 'Fears for missing bodyguard who fled Rwandan regime' http://www.thetimes.co.uk/tto/news/world/africa/article3845284.ece, accedido el 26 de octubre de 2016.

ix 'Fears for arrested Rwanda officer' BBC, http://www.bbc.co.uk/news/world-africa-11053446, accedido el 26 de octubre de 2016.

x 'Rwanda must investigate unlawful detention and torture by military intelligence' Amnesty International, https://www.amnesty.org/en/latest/news/2012/10/rwanda-must-investigate-unlawful-detention-and-torture-military-intelligence/, accedido el 26 de octubre de2016.

Programmes & Projects
Countries

Añadir nuevo comentario

Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .