Manual afgano de noviolencia

en
es

Ahmadullah Archiwal

Creo que la adquisición de conocimientos sobre movilización civil noviolenta deben preceder a la acción noviolenta. A la gente que podría preguntar qué es la movilización civil noviolenta, podríamos responderle que se trata de una forma de utilizar constructivamente el conflicto, y que tiene muchos nombres, tales como “noviolencia”, “resistencia civil”, “movilización cívica noviolenta”, etc. Aunque el término “noviolencia” puede hacer referencia tanto a un estilo de vida personal como a un método de librar la batalla política, en el ámbito de este debate, me centraré en la segunda definición, en la que la noviolencia se concibe como un método de lucha que se distingue de las opciones de vida individual que también podrían asociarse con la noviolencia. La participación de OSCAR (Organización para la Rehabilitación y la Concienciación Social y Cultural: www.oscaraf.org) en la movilización cívica noviolenta en Afganistán se guía por esta idea, y creemos que primero se debería educar a las personas en movilización cívica noviolenta, y luego convertirse en participantes activas de los movimientos por el cambio. Debido a que muy pocas personas en Afganistán tienen una idea positiva de la noviolencia, mucha gente no la considera un medio para luchar por sus derechos constitucionales. Para contrarrestar esta situación, OSCAR ha estado realizando talleres para miembros de la sociedad civil y gente joven en varias provincias afganas, para concienciar sobre el poder de la noviolencia.

Me topé por primera vez con la noviolencia cuando leía un libro titulado “Civilian Jihad in the Middle East”, editado por Maria Stephen. Este libro es una colección de escritos a cargo de diversas personas sobre la filosofía de la noviolencia y la historia de las acciones noviolentas en comunidades islámicas de Oriente Medio y África del Norte. Toda esta filosofía de la noviolencia era completamente nueva para mí cuando empecé la lectura del libro, y antes de esto, lo único que sabía de la noviolencia eran los nombres de Bacha Khan, Gandhi, y Martin Luther King. Por entonces creía que la noviolencia era un intento pasivo de evitar el conflicto, pero después de leer y traducir el libro, aprendí que la movilización cívica noviolenta no es pasiva, sino una alternativa activa a la violencia para conducir la lucha política, y que las comunidades la pueden usar para exigir sus derechos.

Apenas me había leído la cuarta parte del libro cuando tomé la decisión de traducirlo al pastún. Me di cuenta de que hacía falta extender el mensaje de la noviolencia entre la gente joven afgana, porque se merecen vivir en paz tras décadas de guerra. Para lograrlo, tienen que conocer los métodos pacíficos y noviolentos que pueden ayudarles a conseguir sus derechos constitucionales. Cuando completé la traducción del libro, había adquirido un buen conocimiento de los métodos de la movilización cívica noviolenta y entendía cómo funcionaba ésta. También tuve frecuentes debates sobre la noviolencia y las tácticas que implicaba con mi colega, Maria J. Stephen. Gracias a la comunicación que mantuve con otras personas sobre el tema, conseguí una mayor confianza en mi enfoque, y en 2011, sentí que estaba preparado para impartir un taller introductorio para miembros de la sociedad civil en Kunar.

El taller de seis días de duración atrajo la atención de la comunidad local. Junto a “Civilian Jihad in the Middle East”, también usé la guía de noviolencia de CANVAS, “50 Crucial Points”, y el libro de Gene Sharp, “There Are Realistic Alternatives”. Asistieron 30 personas, 11 de las cuales fueron mujeres. Tres de ellas eran miembros del Consejo Provincial de Kunar, y el resto eran periodistas y activistas por los derechos de las mujeres. Al principio del taller, la lógica de la noviolencia resultaba extraña a la gente participante, pues creían que la noviolencia era una débil forma de lucha, y que era incompatible con la cultura afgana. Sin embargo, hacia el final del taller, su percepción de la movilización cívica noviolenta había cambiado. Desde este primer taller, OSCAR ha participado en sesiones de formación sobre la noviolencia en otras varias provincias afganas. Junto a nuestros talleres de noviolencia, OSCAR escribe textos en los idiomas locales, concede entrevistas a los medios locales y distribuye traducciones al pastún de “Civilian Jihad in the Middle East” y “A Force More Powerful”.

Con el paso del tiempo, sentí la necesidad de desarrollar un currículo para enseñar movilización cívica noviolenta en Afganistán que se ajustara al entorno económico y cultural concreto del país. Tras estudiar más sobre noviolencia y asistir a varios seminarios sobre la filosofía de la noviolencia, OSCAR elaboró un currículo que se basaba en referentes culturales islámicos y de otro tipo, que son relevantes en Afganistán. El currículo explora la relevancia de la movilización cívica noviolenta en el contexto afgano, la historia de la noviolencia en Afganistán y el liderazgo y la estrategia de los movimientos noviolentos. También habla de las fuentes de poder y los mecanismos de comunicación que podemos usar en Afganistán para la movilización noviolenta. El libro argumenta que el conflicto en sí mismo no es ni bueno ni malo, y que los resultados destructivos o constructivos de éste dependen de la actitud y la estrategia de los agentes implicados. Finalmente, nuestro manual de noviolencia hace un repaso de la violencia en sus diversas dimensiones y formas. Cada debate viene seguido por un ejercicio práctico que da a la gente participante la oportunidad de trabajar en grupos para hablar de los diferentes temas y de su relevancia para las situaciones concretas de la gente participante.

La mentalidad de que la violencia soluciona los problemas, y que la gente normal no tiene potencial para provocar cambios en su propia vida, son los dos obstáculos principales para la difusión de la filosofía y la práctica de la noviolencia. Para cuestionar esta mentalidad, OSCAR usa ejemplos históricos de Oriente Medio y los movimientos noviolentos de la India como ejemplo, y proyecta a la gente participante en los talleres, documentales como “A Force More Powerful” (una serie de documentales que muestran diferentes movimientos de acción noviolenta en varios lugares del mundo). Es todo un reto conseguir contrarrestar la percepción de la noviolencia como algo débil o pasivo, pero la gente afgana conoce el movimiento Khudai Khidmatgar, encabezado por el líder pastún Khan Abdul Ghafar Khan, y esto nos ayuda a demostrar el potencial de la noviolencia. Este movimiento también es conocido por Surkh Posh (camisas rojas), y en los años 30 emprendieron una campaña noviolenta contra los británicos en la actual Khyber Pakhtunkhwa. Aunque alguna gente en Afganistán acusa a Bacha Khan de apoyar al régimen comunista en Kabul, la mayoría lo respetan y lo consideran un influyente líder pastún. La gente de Afagnistán cree que el movimiento de Bacha Khan trabajó para conseguir reformas sociales para los pastunes, y debería usarse para transformar las condiciones económicas, políticas y sociales del país. Como mucha gente afgana conoce y respeta a Bacha Khan y a su movimiento Surkh Posh, podemos usar esta historia para demostrar la importancia de la noviolencia en el contexto afgano.

La mayoría de la gente que participa en nuestras formaciones son jóvenes, así que usamos grupos de Facebook para construir nuestra red. Aunque nos centramos principalmente en la gente joven con educación moderna y otras personas vinculadas con el activismo, también damos la oportunidad de asistir a nuestros talleres a estudiantes religiosos y jefes tribales. Ahora ya piensan que la noviolencia es una poderosa herramienta y su uso debería extenderse entre la juventud. OSCAR cree que una vez que la sociedad afgana esté equipada con la movilización cívica noviolenta, será capaz de emprender campañas noviolentas. Aunque la gente de Afganistán lleva a cabo acciones noviolentas a pequeña escala en varias regiones del país, con más apoyo y entrenamiento aumentarían en confianza y podrían lanzar campañas noviolentas de escala más amplia. Espero que la labor de OSCAR sirva de inspiración para otras personas en el futuro.

OSCAR se fundó en 2011 para apoyar la promoción de la noviolencia en Afganistán. OSCAR enseña los métodos de la movilización cívica noviolenta, y es una de las pocas organizaciones que promueven la noviolencia en Afganistán — http://www.oscaraf.org.

 

Añadir nuevo comentario

Image CAPTCHA