Militarismo Invisible en Israel

de
en
es

Volver al indice

Ruti Kantor y Diana Dolev

Introducción

El militarismo está fuertemente arraigado en la sociedad israelí y el sistema educativo es, desde muy temprana edad, un poderoso agente para ello. El lugar central del ejército en la vida de cada individuo judío se demuestra a diario: hay quienes habitualmente felicitan a los padres por el nacimiento de un nuevo niño con la frase: "Mazal Tov! un nuevo soldado ha nacido!". Cada jardín de infantes y escuela recuerda y alaba las victorias militares, y llevan a cabo ceremonias en memoria de los soldados caídos. Padres y hermanos mayores de los niños, que pueden a su vez ser soldados, a menudo participan en estas ceremonias. Los niños están expuestos a tanques, aviones de combate y varios tipos de armas, como parte de su educación y rutina diaria.

Refiriéndose al concepto de militarización en el contexto de la educación en Israel, el investigador de la educación y ex activista de New Profile, Haggith Gor, escribió en La militarización de la Educación (2005):


El militarismo es un sistema de valores y creencias que considera el uso de la fuerza militar como un medio adecuado para resolver los problemas políticos y la obtención de poder político... La militarización es la difusión del militarismo como ideología y el fortalecimiento de la influencia que los militares tienen como institución social. Los procesos de militarización crean un clima social que prepara a los civiles para aceptar la guerra; crean una atmósfera en la que el estado central de los militares parece natural y las soluciones militares para problemas políticos parecen razonables. Los procesos de Militarización suceden paso a paso... La militarización se arrastra en la rutina diaria de las personas1.

La presencia de los militares y el militarismo en el espacio público es Israel es una parte tan importante de nuestra rutina diaria, está tan cerca de nosotros, que no los vemos como lo que realmente son. A menos que desarrollemos una conciencia de sus diversas apariencias, no podemos reconocer los mensajes de violencia y guerra que conllevan. Por lo tanto, los mensajes militaristas se convierten en algo normal e inofensivo. O, más bien, se convierten en un componente importante de nuestra identidad. Es el sistema de educación del gobierno, que actúa como un agente clave en la creación de esta identidad; los jóvenes están especialmente expuestos a este militarismo visual, y son probablemente más susceptibles a ella – con aún menos probabilidades de reflexionar críticamente sobre ello - que los adultos. Sin embargo, a través de la contra-educación podemos revertir esta militarización, creando mentes que sean capaces de ver las cosas de manera crítica, de verlas por lo que realmente son. Este artículo explora algunos ejemplos de militarización del espacio público israelí, y describe respuestas cotidianas hacia ellos a ellos.

Ejemlos

Nuestro entorno civil contiene muchas imágenes militares, incluyendo a los soldados armados y uniformados y a los vehículos militares (tanto dentro como fuera de servicio), que nuestros hijos encuentran con mucha frecuencia. ¿Somos realmente conscientes de su presencia y de sus consecuencias?

Most Israelis, seeing combat soldiers at a bus station, will probably think about the hardships of combat service, and feel sympathy and pride (credit – Esti Tsal)

 

Entorno militarizado 1: “La mayoría de los israelíes, al ver los soldados de combate en una estación de autobuses, probablemente piense en las dificultades de servir en combate, y sienta simpatía y orgullo.”

 

Militarised Parenting: Three generations share the joy of this child's possible future (Weapons Expo, Israel, 2008) (credit – Activestills)Paternidad militarizada 2: “Tres generaciones comparten la alegría del futuro esperanzador de este niño”(Expo Armas Israel 2008)]

 

Todos podemos identificar algunas imágenes militares y militaristas, incluso cuando aparecen en los anuncios y juegos de ordenador.

 

Dondequiera que vaya en Israel, es probable que se cruce con soldados, a menudo llevando armas. Es un hecho de la vida cotidiana
Dondequiera que vaya en Israel, es probable que se cruce con soldados, a menudo llevando armas. Es un hecho de la vida cotidiana
A decommissioned piece of artillery in a public park next to a playground (credit – Diana Dolev)
A decommissioned piece of artillery in a public park next to a playground (credit – Diana Dolev)

Sin embargo, no somos conscientes de algunas imágenes militares y militaristas muy visibles en el espacio público civil. Su naturaleza militarista parece estar oculta, invisible. Tal vez por la exposición repetida, nos hemos, de hecho, entrenado a nosotros mismos para ignorar el aspecto del militarismo en un entorno civil.

Capas de visibilidad del militarismo

El militarismo tiene diferentes capas de visibilidad. La primera de ellas es la capa altamente visible, que todos podemos identificar fácilmente: una base militar, un tanque, un uniforme militar, un soldado. La segunda es la capa semi-oculta, menos evidente, como en los populares videojuegos militares. El tercero consiste en el militarismo invisibles u ocultos, como las placas de identificación militar simbólicas que la gente usa en Israel para conmemorar a los soldados muertos. La toma de conciencia de los mensajes militaristas puede ser resultado del desarrollo de un punto de vista antimilitarista, ya que esto proporciona una lente crítico a través de la cual observar el mundo.

En el centro de la ciudad de Binyamina, al lado del edificio municipal y la sinagoga central, hay un parque. Celebraciones públicas nacionales y locales se llevan a cabo allí, y los niños van al parque con sus familias diariamente. En este parque, un muro en memoria de los soldados muertos se ha construido junto a un monumento en memoria de las víctimas del Holocausto.

Fallen Soldiers Memorial next to the Holocaust memorial Wall, Binyamina (credit – Diana Dolev)
Fallen Soldiers Memorial next to the Holocaust memorial Wall, Binyamina (credit – Diana Dolev)

Desde una temprana edad, a los niños judíos en Israel se les enseña a creer que los Judíos siempre están bajo amenaza existencial, y que la solución para ello es mantener un ejército fuerte y estar preparados para morir por Israel. Los dos monumentos adyacentes en el parque Binyamina, así como la proximidad entre el Día de Conmemoración del Holocausto, el día en memoria de las víctimas israelitas de la guerra y el Día de la Independencia de Israel (los tres tiene lugar en un espacio de ocho días), son medios poderosos para reforzar este mensaje. Esto plantea varias preguntas: ¿cómo debemos entrenarnos para realmente poder ver y ser conscientes del militarismo invisible en nuestro entorno civil? ¿Qué acción directa debemos tomar con el fin de crear conciencia y evitar que el mensaje militarista siga oculto en diferentes fenómenos?

Hay muchas maneras en las que podemos actuar. A menudo, esto significa mejorar nuestra propia capacidad de reconocer las formas sutiles del militarismo, así como educar a la mayoría no-antimilitarista. Las ideas incluyen:

  • producir una exposición fotográfica, o una película, que documente los diferentes niveles de visibilidad del militarismo en su país, y compartirlo en línea

  • hacer teatro callejero en respuesta a la propaganda militar (quizá destacando las lesiones físicas y mentales que la guerra causa a soldados y civiles)

  • La realización de eventos de “celebración alternativa” como la venta y promoción de amapolas blancas de la paz (en lugar de las Amapolas rojas de Conmemoración, ahora indisolublemente vinculados a las actuales fuerzas armadas y a la presión para apoyarlos) en el Reino Unido

  • Poner símbolos de paz, como la bandera del arco iris y las insignias del fusil roto en tantos lugares visibles como sea posible

Compartir experiencias e ideas para documentar y contrarrestar el militarismo y sus símbolos nos ayudará a construir la conciencia necesaria para "leer" nuestro entorno militarista. Juntos podemos desvelar las formas menos visibles del militarismo. Esto conducirá a una mayor consciencia de la militarización de la sociedad, que debiera traer consigo respuestas positivas y eficaces, como protestas contra la presencia de armas como monumentos en los espacios público (y especialmente en los sitios de juegos infantiles), y presionar al Ministerio de Defensa para que éste se aleje de los programas escolares. Para hacer esto, hay que identificar las razones de nuestra falta de conciencia (sobre el militarismo) y el peligro que esto conlleva cuando lo militar se vuelve un componente normal del entorno civil. Tenemos que observar sobre todo el impacto de este fenómeno en los jóvenes, y explorar maneras de desafiarlo y de realizar espacios públicos y simbología alternativos, desmilitarizados.

1Haggith Gor (ed.), The Militarization of Education (Tel-Aviv, 2005), p. 10.

Programmes & Projects
Countries
Theme

Añadir nuevo comentario

Image CAPTCHA