Nota de la traductora

en

La siguiente traducción utiliza
lenguaje inclusivo, como en general las personas que aquí escriben.
Mi uso del lenguaje inclusivo supone combatir la invisibilización de
las mujeres y también otros condicionamientos activados por el
lenguaje que no van a favor de la lucha social: son un ensayo de
llamadas de atención de carácter transformador, de generación de
alternativas a cómo se conciben las cosas y las actitudes y
relaciones que esto genera. Así, las hay de carácter feminista,
como el uso de “pensadoras” en lugar de “intelectuales”,
evitando asimilar a las mujeres a un concepto utilizado por el poder
establecido de manera clasista; o emplear “violación”,
“acoso/abuso y violación” y “acoso machista y misógino”
para rescatar la palabra “sexual” y sobre todo evitar que la
violación se vea sometida al tabú y se conciba desde la impuesta
falacia biologicista, porque la violación es tortura misógina y
feminicida. Otro tipo de llamadas se relacionan con la superación de
diferentes injusticias conceptuales resultado del sordo
condicionamiento de la religión, que tan poderoso papel tiene en
nuestro sistema conceptual: como la creencia de que las “familias
monoparentales” necesariamente generan personas conflictivas (aquí
traducido por “familias desestructuradas”) o la omisión del
movimiento pacifista de activistas no creyentes (incluidas muchas
feministas pacifistas), que defienden la noviolencia por razones
políticas o pragmáticas, es decir, como método más justo para la
resolución de los conflictos, y que no viven el pacifismo como un
modo de vida o una cuestión “de principios”, por lo que no
podrían “sacrificar su libertad personal por sus principios”
pero sí llegar a “renunciar a su libertad personal por sus ideas
(o ideales)”.*

Desearía agradecer a la red
internacional de la IRG, a la que me uní como miembra individual en
1989, el haber podido traducir estos textos. Desde Mujer Palabra, un
espacio abierto comprometido con la construcción de un mundo menos
violento y más justo, ayudaremos a difundir, ampliar, complementar y
debatir estos materiales, desde
http://www.mujerpalabra.net/activismo/indices/pacifismo_feminista.htm,
porque comprendemos que Objetoras plantea cuestiones
que generarán curiosidad feminista allí donde no existe, así
como oportunidad de que se incorporen y aprenda de los debates
feministas en el mundo aún eminente y radicalmente patriarcal de la
lucha social, y en concreto del antimilitarismo, donde la mayoría
continúa no valorando adecuadamente (no comprendiendo el valor de)
la herramienta del feminismo y del lenguaje para evoluciones
personales y sociales más inteligentes.

Objetoras nos hace sentir
tristeza ante la ausencia de las mujeres en la Historia y la Memoria,
por lo que es un gran regalo para el ahora y el futuro. Pero también
nos alienta e inspira: las experiencias y reflexiones recogidas aquí
ayudarán a enriquecer los debates y las acciones del movimiento
social en su conjunto, por la cantidad y la calidad de las preguntas,
críticas, enfoques y conexiones que sus autoras plantean.


 


michelle renyé, primavera
del 2011


Proyecto Mujer Palabra y
WRI-IRG




Notas



*
Para más información sobre la importancia del lenguaje en nuestras
vidas, podéis visitar
http://www.mujerpalabra.net/pensamiento/sobrelenguaje.html,
que incluye una página de Acción Directa Noviolenta Lenguaje.
Animo a las personas que hacen traducciones a colaborar en esta
lucha por evitar el machismo en el lenguaje.


Añadir nuevo comentario

Image CAPTCHA