Libertad para Maikel Nabil Sanad

de
en
es

Blogger pacifista egipcio condenado a tres años de prisión por "insultar a los militares"

El 28 de marzo 2011, Maikel Nabil Sanad, un blogger, pacifista y objetor de conciencia, fue detenido por la policía militar en su casa, bajo la acusación de "insultar a los militares", "difundir información falsa" y "obstrucción a la seguridad pública". Menos de dos semanas más tarde - el 10 de abril de 2011 - fue juzgado por un tribunal militar y condenado a tres años de prisión.

Un caso de gran relevancia

El caso de Maikel Nabil Sanad es de gran relevancia, ya que es una prueba para los gobernantes militares provisionales de Egipto de hasta qué punto están dispuestos a respetar su propia Constitución provisional, que fue aprobada recientemente en un referéndum, y que entró en vigor más o menos en el mismo tiempo en que Maikel Nabil Sanad fue detenido. Se supone que ésta Constitución provisional garantiza la libertad de expresión y la libertad de prensa. Sin embargo - parece que esto no incluye la libertad de criticar a los actuales (y en la práctica los anteriores) gobernantes - los militares. La sentencia se dicta en un momento en el que cada vez más personas en Egipto se están dando cuenta del doble juego de las fuerzas armadas con los manifestantes de la plaza Tahrir que exigen la renuncia del ministro de Defensa, Mohamed Hussein Tantawi Soliman, quien ahora es también el presidente del Consejo Supremo de la las Fuerzas Armadas, que actualmente gobierna Egipto. Durante las protestas el 8 de abril - las más grandes desde la renuncia de Mubarak - hasta ocho personas fueron asesinadas a tiros por los militares, y los disparos se prolongaron durante horas alrededor de la plaza Tahrir.

El 7 de marzo, Maikel Nabil Sanad publicó un análisis detallado del papel de los militares durante y después de la revolución en su blog [1], destacando que el ejército apoyó la policía durante la revolución, y continuó deteniendo a la gente incluso después de la caída de Mubarak. Él escribió: "De hecho, la revolución hasta el momento ha logrado librarse del dictador, pero no de la dictadura."

El juicio

El juicio ante la Corte Militar “Decimo de Ramadán” en Nasr City, El Cairo, no cumplió los estándares de un juicio justo previstas en el artículo 14 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP). Hubo una serie de violaciones:

  • En primer lugar, como civil, Maikel Nabil Sanad no debería haber sido juzgado en un tribunal militar. El enjuiciamiento de civiles por tribunales militares debe ser la excepción, mientras que en la post-revolución de Egipto parecen ser la regla.
  • Maikel Nabil Sanad y sus abogados tuvieron poco tiempo para preparar una defensa adecuada. Aunque el juicio había sido aplazado varias veces, duró sólo unas dos semanas (con menos de una semana entre la divulgación de las pruebas de la acusación y la audiencia en la que la defensa tuvo que refutar todas las acusaciones).
  • No se permitió asistir al juicio al público interesado, ni tan sólo un observador de la Internacional de Resistentes a la Guerra, quien viajó a El Cairo desde Londres. Esta es una grave violación del principio de un juicio público.
  • El día de la sentencia (10 de abril), a sus abogados y familiares se les dijo que la sentencia se aplazaba para el 12 de abril, pero se dictó el mismo 10 de abril en su ausencia. Fue un truco descarado para privarle de su derecho a la representación legal durante la condena, y dejó a Maikel sólo, sin sus abogados ni su familia presentes.

Además de estas irregularidades de procedimiento, el juicio en sí mismo fue una clara violación del artículo 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que garantiza la libertad de opinión y de expresión. Según el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, ello incluye el derecho a criticar a las autoridades y los militares [2].

Los militares en Egipto después de la revolución

En una carta que Maikel Nabil Sanad fue capaz de pasar de contrabando fuera de la cárcel, escribió que había sido detenido con el fin de evitar la publicación de más información sobre el papel de los militares - para hacerlo callar.

En una entrada del 7 de marzo en su propio blog, Maikel Nabil Sanad destacó los siguiente:

El ejército egipcio no estuvo al lado de los manifestantes de ninguna manera. Suministró munición a la policía que estaba tratando de reprimir las manifestaciones, participaró en la detención, el encarcelamiento e incluso la tortura de los manifestantes, tanto antes como después de la salida de Mubarak, y está intentado, por diferentes medios, suprimir o limitar el alcance de la revolución. Muchas personas siguen en la protesta, pidiendo un consejo civil en lugar del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas.

El informe identifica tres etapas en la revolución:

Etapa 1: desde el comienzo de las manifestaciones el 25 de enero de 2011, hasta que el ejército se hizo cargo de las calles el 29 de enero.

La revolución egipcia comenzó el 25 de enero 2011, cuando decenas de miles de egipcios salieron a las calles. Durante los primeros cuatro días de la revolución, las fuerzas policiales se enfrentaron brutalmente contra los manifestantes, matando a más de 500 de ellos e hiriendo a más de 6000. Otros mil están desaparecidos. ¿Cuál fue la reacción del ejército?

1. Sami Annan, jefe del Estado Mayor del ejército egipcio, visitó a la administración de Obama en los EE.UU. para asegurarle que el ejército egipcio se mantenía leal a Mubarak y que no le abandonaría. (Para consultar pruebas de este hecho, consultar la agencia de noticias de EE.UU. Startfor y el diario egipcio Al-Masry Al Youm.)

2. El Ejército proporcionó a la policía balas para matar a los manifestantes. El 28 de enero, la policía utilizó gases lacrimógenos, bombas de humo, balas de goma y balas auténticas para atacar a las decenas de miles de manifestantes que habían ocupado la plaza Tahrir. Cuando la policía se quedó sin munición, jeeps militares se desplazaban a través de la multitud para abastecer a la policía con balas que dispararon contra los manifestantes. La policía militar actuó de la misma manera por segunda vez cuando la policía de nuevo se quedó sin municiones. En respuesta a esto, la multitud prendió fuego a dos jeeps del ejército, a un vehículo blindado perteneciente a los Cuerpos de Blindados, y capturaron cuatro tanques.

Etapa 2: Desde el 29 de enero hasta que Mubarak anunció su renuncia el 11 de febrero

Desde las primeras horas del sábado 29 de enero 2011, y después de que los manifestantes detuvieran algunos de los tanques y quemaran varios jeeps de las fuerzas armadas, comenzaron a cambiar de táctica. Oficiales del ejército comenzaron a hablar a los manifestantes intentando calmarlos y pacificarlos. Sin embargo, la nueva fase de la relación entre los manifestantes y el ejército se basó en la gestión de los conflictos a través de mecanismos indirectos tales como:

  • Bloqueo de los manifestantes e impedimiento de salir de la plaza Tahrir. Durante los primeros días, el ejército dejó que los manifestantes que se movieran en la dirección del Ministerio del Interior y el Parlamento. Sin embargo, durante los tres últimos días del gobierno de Mubarak, cuando la multitud en la plaza se había vuelto demasiado numerosa y decidida a controlar la situación, el ejército no intentó obstaculizarla su marcha de la Plaza. Esto coincidió con su política de evitar un enfrentamiento directo con los revolucionarios.
  • La adopción de una postura de neutralidad pasiva, mientras seguía apoyando a la policía y los matones de Mubarak. El ejército emitió numerosas declaraciones proclamando que protegería a los manifestantes. Sin embargo, después del segundo discurso de Mubarak en la noche del martes 1 de febrero, el ejército se quedó pasivo mientras maleantes inundaron las calles con cántigos a favor de Mubarak. Continuaron haciéndolo durante los siguientes dos días, cuando los maleantes atacaron a los manifestantes con camellos y caballos, matando a diez manifestantes y hiriendo a más de 1.500. A los matones se les permitió también escalar edificios con vistas a la plaza Tahrir y lanzar cócteles molotov contra los manifestantes que se encontraban abajo.
  • Uso de la inteligencia egipcia para tratar de convencer a algunos políticos de que los revolucionarios abandonaran la plaza Tahrir. Un documento incautado en la sede de la seguridad del Estado en Nasr City, cuando fue ocupada el 5 de marzo, muestra que el mayor Khalid Mohamed Mohsen Sharkawy visitó Amr Mousa, secretario general de la Liga Árabe, pidiéndole que hiciera tal llamamiento a los manifestantes. Posteriormente, lo hicieron, instándolos a aceptar las condiciones ofrecidas por Mubarak en su segundo discurso.
  • Arrestar, abusar y torturar a los manifestantes, así como asaltar las oficinas de Amnistía Internacional (3 de febrero), el Heshm Mubarak Centro de Derechos Humanos y otras organizaciones internacionales de derechos humanos. La confiscación de sus archivos y detención de sus líderes.
  • El 30 de enero Malek Adly fue detenido, también el 3 de febrero el blogger de "Sand Monkey" en su camino -con ayuda médica- hacia la plaza Tahrir, un par de horas más tarde, su blog fue bloqueado. El 4 de febrero, Wael Abbas, el blogger, y Maikel Nabil Sanad (autor del informe) fueron arrestados, y el 6 de febrero, el blogger Kareem Amer fue arrestado. Algunas estimaciones sitúan el número de manifestantes detenidos y recluidos en establecimientos militares durante estas dos semanas a más de 10.000. Los que fueron puestos en libertad posteriormente hablaron de la tortura y asesinato de muchos otros manifestantes por oficiales del ejército y miembros del servicio de inteligencia.

El documento pasa a enumerar una serie de testimonios como el del autor que fue sometido a palizas y acoso sexual después de su detención. Se refiere también al informe en The Guardian del 9 de febrero de Chris Greal, que cita los grupos de derechos humanos que afirman que el ejército estaba involucrado en las detenciones, desapariciones y torturas, y un informe de Amnistía Internacional (17 de febrero), que incluye testimonios de los jóvenes que fueron detenidos y torturados por la policía militar con látigos y descargas eléctricas.

  • El intento de invadir la plaza Tahrir. El ejército intentó en más de una ocasión durante el período del 4 al 10 de febrero 2011 expulsar a los manifestantes de la Plaza. Esto dio lugar a numerosos enfrentamientos entre los manifestantes y el ejército. Por ejemplo, en la noche del 6 de febrero, cuando las tropas cerca del Museo Egipcio trataron de avanzar más en la plaza, fueron detenidos por los manifestantes que formaban una cadena humana. El ejército disparó en el aire, y detuvieron a tres manifestantes, cuyo destino aún se desconoce.

Etapa 3: Después de que Mubarak renunciara - Del 12 de febrero hasta que el informe fue escrito a finales de marzo

Después de que Mubarak anunciara su renuncia, el ejército utilizó los medios de comunicación para transmitir el mensaje de que se sumaron a la revolución, al mismo tiempo haciendo todo lo posible para suprimirla, o al menos obstaculizar su progreso. Entre las medidas adoptadas se encontraban las siguientes:

  • La prohibición de fotografiar en la plaza Tahrir. El objetivo era aislar a los rebeldes emocionalmente del resto de la población egipcia. Así, cuando los revolucionarios fuesen atacados sintieran que habían sido abandonados por su propia gente. Y la población egipcia, que no tenía ni idea de la magnitud de la represión contra los manifestantes, pudiera comenzar a preguntarse por qué se sigue la protesta.
  • La manipulación y el control de los medios de comunicación. Diversos medios se utilizaron para este fin. Por ejemplo, el 15 de febrero algunos funcionarios en el consejo superior militar sostuvieron una reunión con los principales editores de periódicos y otros medios de comunicación y ordenaron que no debía haber mayor discusión de las riquezas de Mubarak. El 26 de febrero el general mayor Trek E-Mahdi fue nombrado supervisor general de la unión de radio y televisión, lo que significa que los medios de comunicación egipcios estan ahora dirigidos por un departamento del ejército.
  • Solicitud a las empresas de telefonía móvil de enviar SMS a la población advirtiéndola contra su participación en encierros y alentándola a oponerse a los manifestantes.
  • El 14 de febrero muchas personas resultaron heridas y trasladadas al hospital de Al-Qasr Ainy después que el ejército logró dispersar diversas manifestaciones de la plaza. El ejército publicó un comunicado de advertencia a los ciudadanos contra el hecho de manifestarse.

El informe también cita otros casos de ataques del ejército contra manifestantes desde la retirada de Mubarak, y proporciona más testimonios de arrestos, detenciones y torturas. Señala que las fuerzas armadas siguen para hacer cumplir un toque de queda, y se niegan a poner fin al estado de emergencia. Se concluye que aunque el ejército afirma que se ha unido a la revolución, constantemente trata de eludir sus demandas y podría ejercer una influencia indebida sobre las disposiciones de la nueva Constitución.

Lea el documento completo en http://wri-irg.org/es/node/12484

Desde que Maikel Nabil Sanad publicó su informe, otras personas y organizaciones han publicado otros datos sobre la represión por parte del ejército que ocurrieron después de la renuncia de Mubarak. Canal 4 informó el 7 de abril las denuncias de tortura, detenciones arbitrarias y juicios farsa por las fuerzas armadas egipcias [3]. Según un artículo en el Washington Post del 2 de abril de 2011, por lo menos 5.000 personas han sido juzgadas por tribunales militares desde el 28 de enero de 2011 [4].

Notas

[1] Una versión editada de esta entrada del blog está disponible en http://wri-irg.org/es/node/12484
[2] Comité de Derechos Humanos: Proyecto de Observación General N º 34 sobre el artículo 19 después de la primera lectura por el Comité de Derechos Humanos, 25 de noviembre de 2010, http://www2.ohchr.org/english/bodies/hrc/docs/CCPR.C.GC.34.CRP.4.doc
[3] Canal 4: Egipto. Después de la revolución, denuncias de abusos militares, 7 de abril de 2011, http://www.channel4.com/news/egypt-after-the-revolution-allegations-of-…
[4] Washington Post: El ejército egipcio sigue con las prácticas represivas, 2 de abril de 2011, http://www.washingtonpost.com/world/egypts-military-keeping-repressive-…

Programmes & Projects
Countries
Theme

Añadir nuevo comentario

Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .
Related peace activist(s): Maikel Nabil Sanad
Related peace activist(s): Maikel Nabil Sanad
Related peace activist(s): Maikel Nabil Sanad