Reclutamiento Militar y Objeción de Conciencia en Colombia

en
es

Informe al Comité de Derechos Humanos, 97ª Sesión

Londres, agosto de 2009

Resumen


Colombia no reconoce el
derecho a la objeción de conciencia. Los objetores de conciencia
viven con el riesgo permanente del reclutamiento por las Fuerzas
Armadas de Colombia, en alguna de las frecuentes “batidas”,
controles establecidos por el ejército en calles y lugares
concurridos, para comprobar los documentos de jóvenes en edad de
reclutamiento. Además, se enfrentan a posteriores violaciones de sus
derechos humanos.

Este informe señala
las diversas violaciones de derechos humanos experimentadas por
jóvenes en edad de reclutamiento, y especialmente por objetores de
conciencia. Las principales preocupaciones de la Internacional de
Resistentes a la Guerra son:


  • La común práctica
    de reclutamiento de “batidas”, y el consiguientes reclutamiento
    forzoso de jóvenes en las Fuerzas Armadas, es una violación del
    Artículo 9 del Pacto
    Internacional de Derechos Civiles y Políticos. El Grupo de Trabajo
    sobre Detención Arbitraria afirma en su Opinión nº 8/2008 sobre
    tres casos de reclutamiento en Colombia: “Tampoco
    tienen basa legal ni sustento jurídico las prácticas de batidas,
    redadas o levas, con el objeto de detener en las calles y lugares
    públicos a los jóvenes que no pueden acreditar su situación
    militar
    1Cada
    año, miles de jóvenes son sometidos a esta forma de reclutamiento
    ilegal.

  • Al no permitir la
    objeción de conciencia, Colombia viola el Artículo 18 del Pacto
    Internacional de Derechos Civiles y Políticos2.

  • Además, los
    objetores de conciencia están en riesgo permanente de ser
    reclutados por la fuerza durante una “batida”, lo que constituye
    una violación del Artículo 9 del Pacto3.

  • Aún más, debido
    a que los objetores de conciencia no tienen la llamada “libreta
    militar”, son discriminados: legalmente no pueden graduarse en una
    universidad, ni pueden acceder a empleos públicos.
    En la práctica, es prácticamente imposible que establezcan una
    relación laboral formal. Tampoco pueden presentarse a un cargo
    público. Esto es una violación del Artículo 26 del Pacto, y en en
    el caso de no poder presentarse a un cargo público, una violación
    del Artículo 25.

  • En total, el
    riesgo y la discriminación que los objetores afrontan puede llegar
    a ser lo que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha denominado
    “muerte civil”4,
    que equivale a un tratamiento inhumano o degradante en violación
    del Artículo 7 del Pacto.

  • La Internacional
    de Resistentes a la Guerra está especialmente preocupada por las
    amenazas de muerte de grupos paramilitares contra activistas por la
    objeción de conciencia, y la falta de las autoridades colombianas
    en prevenir el resurgimiento de grupos paramilitares como las
    Águilas Negras.



1. Introducción

Colombia
es un país con una amplia serie de problemas de derechos humanos,
muchos de ellos resultado de más de 50 años de conflicto armado.
Este informe, realizado por la Internacional de Resistentes a la
Guerra, no pretende dar una visión general exhaustiva sobre derechos
humanos en Colombia, sino que se centra en un aspecto en particular:
los derechos humanos en relación con el reclutamiento para las
Fuerzas Armadas (regulares e irregulares), y el derecho a objetar ser
reclutado (objeción de conciencia al servicio militar). Esto es por
dos motivos:


  1. La
    Internacional de Resistentes a la Guerra es una red internacional,
    comprometida con la acción noviolenta contra la guerra, y por la
    desaparición de todas las causas de la guerra. Creemos que la
    objeción de conciencia al servicio militar, el rechazo a tomar
    parte en el conflicto armado en Colombia en cualquier bando, es una
    contribución importante a la finalización del viejo conflicto de
    décadas. Sin embargo, los derechos humanos de los objetores de
    conciencia al servicio militar en Colombia se violan continuamente.

  2. A
    menudo, el reclutamiento para las Fuerzas Armadas es visto como
    legítimo, como normal – a no ser que este reclutamiento implique
    el reclutamiento de menores, de niños. Sin embargo, los hechos
    señalados en este informe muestran que la práctica del
    reclutamiento en Colombia contribuye a la violación de los derechos
    humanos de los reclutados, no sólo en el caso de objetores de
    conciencia al servicio militar. De hecho, la extendida práctica de
    las “batidas” para reclutar para las Fuerzas Armadas conduce a
    la violación de los derechos humanos de decenas de miles de jóvenes
    cada año.

El
asunto de la objeción de conciencia al servicio militar en Colombia
ha sido presentado ante varios estamentos de la ONU anteriormente. En
2004, el Comité de Derechos Humanos recomendó que “El Estado
Parte debería garantizar que los objetores de conciencia puedan
optar por un servicio alternativo cuya duración no tenga efectos
punitivos (art. 18 y 26).
5.

Durante el Examen Periódico Universal de
Colombia en diciembre de 2008, Eslovenia presentó una recomendación
para que Colombia reconozca el derecho a la objeción de conciencia
por ley y en la práctica, y asegure que los métodos de
reclutamiento lo permitan6.
Sin embargo, Colombia no aceptó esta recomendación. La delegación
colombiana señaló que “El marco jurídico y la Constitución de
Colombia establecen que todos los ciudadanos tienen obligación de
alistarse al servicio militar cuando las circunstancias así lo
exijan, para defender la soberanía nacional y las instituciones
públicas y para asegurar condiciones de seguridad a todos los
ciudadanos. Esta obligación ha sido confirmada en numerosas
ocasiones por la jurisprudencia de la Corte Constitucional.”7.

En
mayo de 2009, Gina Cabarcas, Antonio Barreto, Daniel Bonilla
presentaron una demanda de inconstitucionalidad del artículo 27 de
la ley 48/1993 a la Corte Constitucional de Colombia, en el que
argumentaban que la no provisión del derecho a la objeción de
conciencia es una violación de la constitución colombiana8.
Resulta interesante que esta visión ha sido apoyada por la
Procuraduría General de
la Nación
en una
comunicación a la Corte9.
En este momento, el caso está todavía pendiente.


2. Conscripción y servicio militar en Colombia

2.1 Fundamentos legales

Colombia
mantiene un sistema de conscripción. El artículo 216 de la
Constitución de 1991 estipula el servicio militar obligatorio.
Establece que :”Todos los colombianos están obligados a tomar las
armas cuando las necesidades públicas lo exijan para defender la
independencia nacional y las instituciones públicas. La Ley
determinará las condiciones que en todo tiempo eximen del servicio
militar y las prerrogativas por la prestación del mismo.”10
El servicio militar obligatorio está regulado por la Ley nº 4811
y el Decreto Presidencial nº 204812,
ambos aprobados en 1993.

Según
el artículo 10 de la Ley 40/1993, “Todo varón colombiano está
obligado a definir su situación militar a partir de la fecha en que
cumpla su mayoría de edad, a excepción de los estudiantes de
bachillerato, quienes definirán cuando obtengan su título de
bachiller. La obligación militar de los colombianos termina el día
en que cumplan los cincuenta (50) años de edad.
” Para las
mujeres el servicio militar es voluntario. El servicio militar para
las mujeres es obligatorio sólo “cuando las circunstancias del
país lo exijan y el Gobierno Nacional lo determine
.”13

Según
el artículo 11, el servicio militar dura entre 12 y 24 meses. El
artículo 13 especifica que el servicio militar para los conscriptos
normales dura entre 18 y 24 meses, mientras que para los estudiantes
de bachillerato, quienes tras una formación inicial pueden ser
destinados a servir por el “bienestar general” de la comunidad,
especialmente en relación con el medio ambiente y la ecología, el
servicio dura 12 meses. El servicio de los soldados campesinos, que
deben prestar servicio en el área geográfica en la que viven, dura
entre 12 y 18 meses.

2.2 Proceso de reclutamiento

La Ley
48/1993 y el Decreto 2048/1993 describen el procedimiento de
reclutamiento. El artículo 14 describe el proceso de inscripción
para definir la situación militar. A esto le siguen varios exámenes
médicos que determinan si una persona es o no apta (y por tanto está
obligada) para el servicio militar (artículos 15-17). La
incorporación final se trata en el artículo 20. Normalmente esto se
hace en un evento de reclutamiento masivo, en fechas anunciadas por
las autoridades de reclutamiento.

Aquellos
que por alguna razón no tienen que prestar servicio tendrán que
pagar una “cuota de compensación”, según el artículo 21.

Los
artículos 27 al 29 tratan de las razones para la exención del
servicio militar o aplazamiento del servicio.

Según
el artículo 41 y 42, no inscribirse al servicio militar, no
concurrir al examen médico, a la clasificación o al reclutamiento,
puede ser castigado con una multa. Aquellos que no comparezcan en un
acto de reclutamiento (según el artículo 20) serán clasificados
como “remisos”. Una vez que alguien es declarado “remiso”,
tiene que definir su situación militar a través del servicio
militar (artículo 43). Si embargo, si tienen razones para la
exención, pueden ser liberados del servicio por la “Junta para
Remisos” (artículo 43)14.

Según el
artículo 50 (a) del Decreto 2048/1993, el ejército puede utilizar
patrullas para encontrar “remisos”. Sin embargo, esto no incluye
a otras personas que no hayan definido su situación militar.

2.3 Prácticas de reclutamiento

Las
prácticas de reclutamiento difieren de lo que señala en la ley. Las
“batidas”, la práctica de acorralar
grupos de jóvenes en lugares públicos, por ejemplo en estaciones de
autobuses, para comprobar si tienen definida su situación militar
según la ley, y después llevarse a aquellos que no pueden mostrar
los documentos pertinentes a los cuarteles para que se incorporen a
las Fuerzas Armadas, están muy extendidas, y son ilegales.

Las
propias Fuerzas Armadas son conscientes de que esta práctica no es
correcta. En una entrevista en un periódico de Medellín, el Coronel
Bohórquez de la IV Brigada de Medellín respondió a la pregunta de
qué hacer en caso de “batida”: “La verdad es que las
redadas, como usted las llama, no deben hacerse. Está bien que
nosotros verifiquemos los documentos y citemos la gente al distrito,
allá deben llegar. Pero el hecho de cogerlos no es correcto
15.

Ejemplos:


  • El 5
    de agosto de 2009, más de 200 jóvenes fueron reclutados en las
    calles de Medellín, según la información proporcionada por Red
    Juvenil. Miembros de Red Juvenil vieron al ejército pidiendo la
    documentación a jóvenes en la Calle Primero de Mayo, a la altura
    del hotel Nutibara. Los jóvenes que no tenían la libreta militar
    fueron llevados a un camión que allí había. La batida se
    desarrolló desde las 11 de la mañana a las 3 de la tarde por el
    Distrito Militar 24. Según otro joven que pasaba por allí,
    en
    ese mismo momento militares ubicados en la Estación del Metro de la
    Terminal de transporte, estaban reclutando allí, al igual que en
    otros sectores del centro que no fueron identificados16.

  • El 4 de agosto de 2009 tuvieron lugar batidas den la ciudad de
    Barrancabermeja17.

  • También el 4 de agosto de 2009, un miembro de Acción Colectiva de
    Objetores y Objetoras de Conciencia Bogotá
    (ACOOC) fue testigo
    de una batida en Bogotá en un centro comercial frecuentado por
    jóvenes. El testigo vio al menos 40 jóvenes en el camión aparcado
    en una esquina, y intentó hablar con los militares. También
    intentó hablar con los jóvenes del camión, pero no se le
    permitió. Después de que hablara con tres oficiales militares
    diferentes, los militares parece que decidieron finalizar la batida,
    ya que la acción no era bienvenida18.

  • Al 2 de agosto de 2009 se encontraban ubicados varios militares en la
    carrera décima con calle 10 y en la entrada de la estación Jiménez
    de transmilenio. Allí estaban solicitando los documentos a los
    jóvenes para verificar que tuvieran la libreta militar, a aquellos
    que no contaran con el documento los estaban subiendo a dos camiones
    uno con placa UZB 315 y el otro CND 023. No tenemos información del
    distrito que estaba realizando esta correría. El joven Andrés19
    que habita en la Localidad Ciudad Bolívar, estratificación
    socioeconómica nivel 1 y que cursó hasta 5 año de bachillerato
    fue cogido en Batida por el Distrito Militar el 02 de agosto cuando
    se dirigía a su trabajo, después fue trasladado al batallón donde
    estuvo retenido toda la noche donde le entregaron la citación para
    la jornada de reclutamiento; luego se dirigió nuevamente a su
    trabajo y el sábado fue retenido nuevamente en batida en el Centro
    comercial el Tunal, pero esta vez el Distrito Numero 52 – Escuela
    de Artillería, al cargo del comandante Salinas. Está en el proceso
    de documentar su causa de exención por cuanto vive en unión
    marital de hecho y tiene una hija y esperando que el ejercito le
    respete sus derechos20.

  • El 7
    de marzo de 2009, jóvenes de Puerto Rico en Caquetá fueron
    reclutados durante una batida. El
    sábado 7 de marzo, en un reten militar del puente Guayas donde un
    grupo de jóvenes fueron detenidos para exigirles cédula y libreta
    militar. La segunda no la teníamos y la primera la retuvieron
    porque, según ellos, definieron el reclutamiento. Ante este hecho
    argumentamos nuestra objeción por conciencia a pertenecer a un
    ejército, que no queríamos empuñar un fusil y mucho menos tener
    que asesinar a otro en cumplimiento con la obligación de ser
    “Héroes de la
    Patria”. De manera reiterada replicamos nuestras exenciones de ley
    para no prestar el servicio militar, razones que no fueron
    escuchadas por el sargento Viceprimero encargado del retén y en
    medio de insultos nos forzaron a subir al camión, configurándose,
    de este modo, una privación de la libertad y una detención
    arbitraria. Resulta muy diciente el caso del joven Jimi Laverde a
    quien detuvieron el sábado 7 de marzo y aún no le han regresado su
    documento de identidad21.

  • Red Juvenil, afiliada colombiana de la IRG, informó de una ronda de
    reclutamientos arbitrarios en Medellín en octubre de 2008. Las
    “batidas”, reclutamiento de jóvenes en la calle o lugares
    públicos si no disponen de los documentos militares adecuados, han
    sido vistas en varios lugares de Medellín, entre otros en la
    principal terminal de transporte del norte de Medellín, varias
    estaciones de metro, el estadio de fútbol de Medellín, y en varios
    vecindarios pobres de la ciudad (Comunas 2, 5, 6, 13). En varios
    casos, los militares se quedan con las cédulas de identidad de los
    jóvenes y les dicen que las reclamen en los cuarteles.

    Red Juvenil también informó
    de reclutamientos similares en varios lugares de Antioquía,
    especialmente en Yarumal, Amalfi, Oriente Antioqueño, Urrao, Canas
    Gordas, Dabeiba y Apartadó22.

  • En mayo de 2008, la Internacional de Resistentes a la Guerra vio
    “batidas” en Bogotá durante una visita a Colombia. Un día dos
    camiones fueron estacionados cerca de la oficina de Justapaz y los
    soldados comprobaron los documentos de los jóvenes. Varios jóvenes
    fueron llevados a los camiones. Otro día, los soldados entraron en
    autobuses locales en un lugar concurrido cerca de donde se realizaba
    una sesión de reclutamiento y comprobaron la documentación de los
    jóvenes. Los jóvenes sin los documentos adecuados fueron sacados
    del autobús, y llevados a la sesión de reclutamiento23.

  • Diego
    Yesid Bosa Rico
    fue reclutado en una “batida” el 23 de
    febrero de 2008, e inicialmente conducido al Batallón Simón
    Bolívar en Tunja, a unas tres horas de Bogotá. Fue entonces
    trasladado al Batallón Plan Especial Energético y Vial nº 6 “José
    María Carbonell”, donde se supone que presta su servicio militar
    como soldado regular. Una vez reclutado, Diego Yesid Bosa Rico
    mantuvo su postura de no querer ser parte de ningún ejército,
    basándose en su objeción de conciencia y en su creencia en la
    noviolencia.

    Después
    del reclutamiento de Diego Yesid Bosa Rico en la batida, su madre,
    Alba Luz Rico, se dirigió a la Dirección Nacional de Reclutamiento,
    solicitando la liberación de su hijo del servicio militar por varios
    motivos, incluyendo su derecho a la objeción de conciencia y la
    ilegalidad del proceso de reclutamiento. El ejército
    rechazó la petición, afirmando que el reclutamiento era legal y que
    no había razones para la exención. El ejército afirma incluso que
    Diego Yesid Bosa Rico firmó documentos declarando que no se daba
    ninguna de las razones de exención mencionadas en el artículo 28 de
    la ley 48/1993. Sin embargo, Diego Yesid Bosa Rico rehusó firmar
    cualquier documento, a pesar de ser presionado para hacerlo.

    El 23 de marzo de 2008, Diego Yesid Bosa Rico rehusó tomar un rifle.
    También observó por la respuesta a la petición de su madre, que
    los documentos que había rehusado firmar aparecieron con su firma.
    En respuesta a esto decidió declararse en huelga de hambre24.

    Diego Yesid Bosa Rico fue liberado varios meses después, tras la
    intervención de Acción Colectiva de Objetores y Objetoras de
    Conciencia Bogotá
    (ACOOC), la Internacional de Resistentes a la Guerra y otras organizaciones25.

  • El 3
    de febrero de 2008, varios soldados hicieron una “batida” en la
    ciudad de Barrancabermeja. Un testigo informó que los soldados
    comprobaban la documentación de jóvenes en la ciudad. El testigo
    también informó que los soldados golpearon a un joven que trató
    de huir del camión utilizado para detener a los jóvenes y
    llevarlos a los cuarteles26.

  • Durante las primeras semanas de 2008, Colombia experimentó una oleada de
    “batidas” con el fin de reclutar a los evasores de la
    conscripción o a cualquiera sin la documentación militar en regla.
    Mientras que este es una forma de reclutamiento común en Colombia,
    hay indicios de que el nivel de batidas en la provincia de Antioquía
    era inusual.

    Red Juvenil de Medellín,
    afiliada colombiana de la IRG, informó de varias batidas en enero y
    febrero. Un testigo directo relató: “El 5 de enero a
    las 5:30 p.m. en el barrio Raizal calle 77 con la 31. Estuvo presente
    un escuadrón de la cuarta brigada.


    Comenzaron a parar las motos, las bicicletas y todo joven que iba
    caminando por la calle... no llegaron como hacían antes en camiones
    y bajando a los hombres de los buses ahora llegan a pie, sin llamar
    la atención... van en grupos pequeños, vienen recorriendo las
    calles del barrio. Luego ubicaron a los jóvenes en la cancha
    arenilla, allí a los jóvenes entre los 16 y 20 les decían que hay
    que definir situación militar. [...]
    "27

  • Diego
    Alexander Pulgarin
    fue reclutado el 5 de enero de 2008 en la
    terminal norte de autobús de Medellín por el Batallón de
    Infantería No. 10 Atanasio Girardot. Posteriormente lo trasladaron
    al Batallón Juan del Corral ubicado en le Municipio de Rionegro
    (Antioquía) batallón que pertenece al mismo distrito Militar No.
    10. En este batallón fue incorporado como soldado campesino. Se
    declaró como objetor de conciencia desde el momento de su
    reclutamiento, y rehusó todas las órdenes. Fue liberado varios
    meses después, tras la intervención de Red Juvenil de Medellín,
    la Internacional de Resistentes a la Guerra y varias organizaciones
    más28.

Estos
ejemplos son sólo unas pocas instantáneas, que ciertamente son sólo
la punta del iceberg. La práctica de “batidas” está tan
extendida que ha de considerarse como la principal o al menos una muy
importante forma de reclutamiento de las Fuerzas Armadas colombianas.


El Grupo
de Trabajo sobre Detención Arbitraria expresó su preocupación
sobre la práctica de “batidas” tras su visita a Colombia en
octubre de 2008:


En ocasiones los
militares cuentan con órdenes de captura para unas pocas personas
pero capturan a muchas más. Una variante son las "levas",
detenciones masivas de jóvenes con el objeto de verificar su
situación militar. Aquellos que son considerados omisos a la
inscripción, al llamamiento o al servicio militar, son conducidos a
los cuarteles para su reclutamiento forzoso. El Viceministro de
Defensa informó de que todo joven está obligado a portar su libreta
militar o el documento que acredite el aplazamiento de su servicio
dado que el servicio militar no es sólo un derecho sino una
obligación de todo ciudadano. En general, no es el ejército sino
los grupos armados al margen de la ley quienes vinculan menores en
sus filas de manera forzosa. El Grupo de Trabajo consideró reclamos
de objetores de conciencia que se quejaron de que sus objeciones no
eran tenidas en cuenta. El Grupo de Trabajo ya ha considerado que el
no reconocimiento del derecho a la objeción de conciencia está en
contradicción con el desarrollo del derecho internacional de los
derechos humanos
29.

Sobre
los casos mencionados en el informe, el Grupo de Trabajo afirmó que
El Grupo de Trabajo considera que si bien la Ley 48 de 1993 por
la cual se reglamenta el servicio de Reclutamiento y
Movilización
establece en su artículo 42 sanciones a los omisos a la inscripción,
al sorteo o al llamamiento y en general a aquellos que debidamente
convocados al ingreso en el servicio militar no se presenten, dichas
sanciones son exclusivamente de carácter pecuniario o multa. En
ningún caso se autoriza el arresto, la detención y la incorporación
al ejército contra la voluntad expresamente declarada.
” Y:
Tampoco tienen basa legal ni sustento jurídico las prácticas
de batidas, redadas o levas, con el objeto de detener en las calles y
lugares públicos a los jóvenes que no pueden acreditar su situación
militar.

Por
lo tanto, el Grupo de Trabajo llegó a la conclusión de que “La
privación de libertad de que fueron víctimas los Sres. Estrada
Marín, Giraldo Hincapié y González Duque fue arbitraria, ya que se
dio en contravención del articulo 9 del Pacto Internacional de
Derechos Civiles y Políticos
30.

Según varios informes, el reclutamiento por parte de las Fuerzas Armadas se
ha incrementado en los últimos años. En febrero de 2008 tuvo lugar
la campaña de reclutamiento más grande conocida, con el
reclutamiento de 30.606 nuevos conscriptos en toda Colombia. El
objetivo para 2008 era conseguir un total de 113.512 nuevos
reclutas31.

En abril de 2009, el ejército colombiano constaba de 103.616 conscriptos
(incluidos los bachilleres), 25.202 soldados campesinos y 85.056
soldados profesionales 32.


3. Objeción de conciencia al servicio militar

El
artículo 18 de la Constitución
colombiana garantiza la libertad de conciencia. Afirma: “Se
garantiza la libertad de conciencia. Nadie será molestado por razón
de sus convicciones o creencias ni compelido a revelarlas ni obligado
a actuar contra su conciencia
33.
Sin embargo, esto choca con el artículo 216 de la constitución, que
obliga a todos los varones colombianos a cumplir el servicio militar.

El
artículo 93 de la Constitución colombiana introduce los estándares
ratificados internacionalmente sobre derechos humanos dentro de la
ley colombiana. El artículo 93 dice:

Los
tratados y convenios internacionales ratificados por el Congreso, que
reconocen los derechos humanos y que prohíben su limitación en los
estados de excepción, prevalecen en el orden interno.

Los
derechos y deberes consagrados en esta Carta, se interpretarán de
conformidad con los tratados internacionales sobre derechos humanos
ratificados por Colombia.
34

La
Corte Constitucional de Colombia ha tratado la cuestión del derecho
a la objeción de conciencia al servicio militar en tres sentencias
en la década de 1990.

En su sentencia T-409/92 la Corte concluye:

La
garantía de la libertad de conciencia no necesariamente incluye la
consagración positiva de la objeción de conciencia para prestar el
servicio militar. Esta figura, que en otros sistemas permite al
individuo negarse a cumplir una obligación como la mencionada cuando
la actividad correspondiente signifique la realización de conductas
que pugnan con sus convicciones íntimas, no ha sido aceptada por la
Constitución colombiana como recurso exonerativo de la
indicada
obligación.
35

Dos
años después, en su sentencia C-511-94 la Corte llegó a una
conclusión similar:

Tampoco resulta violatoria la normativa acusada por omisión a la libertad de
conciencia consagrada en el artículo 18 de la Carta. Esta
Corporación ha tenido oportunidad de indicar, que no existe en
nuestro régimen relacionado con el servicio militar la figura de la
"objeción de conciencia", por cuanto no resulta del fuero
propio de las exigencias del servicio militar el autorizar a los
ciudadanos para no atender este deber esencial, cuyos basamentos
se encuentran no sólo en lo dispuesto en la ley sino justamente en
la conciencia del propio compromiso social.
36

Sin
embargo, esta sentencia ya incluía una importante opinión
minoritaria. Los magistrados Eduardo Cifuentes Muñoz, Carlos Gaviria
Díaz y Alejandro Martínez Caballero escribieron:

Nuestra
diferencia con la decisión de la Corte es que ella considera que el
Legislador tiene la discrecionalidad de incorporar o no la objeción
de conciencia, mientras que nosotros, por las razones anteriormente
señaladas, consideramos que era un deber del Legislador haberlo
hecho. Pero de todos modos, el debate en la sociedad colombiana sobre
el tema sigue abierto.

Un
año después, la Corte volvió a tratar la cuestión de la objeción
de conciencia al servicio militar. En su sentencia T-363/95 la Corte
afirmó:

En
efecto, el servicio militar no es per se algo que implique violencia,
daño a los demás, ejercicio ciego de la fuerza o vulneración de
derechos fundamentales. Se trata de un deber en abstracto, cuyos
contenidos concretos están sometidos a la Constitución y a la ley.



(...)


La
Corte rechaza de manera enfática las pretensiones del accionante,
por cuanto, de admitirse su viabilidad a la luz de la Constitución,
se estaría entronizando la voluntad de cada uno como regla y medida
del cumplimiento del deber, que por su misma naturaleza se impone
independientemente del querer y los deseos de aquél a quien
corresponde acatarlo.”

Y
es que los deberes, que se establecen como contrapartida de los
derechos, mientras sean razonables y no desatiendan el orden
jurídico, son exigibles sin lugar a preferencias ni discriminaciones
y no por serlo violentan la libertad de conciencia, ni ninguna otra
libertad.”
37

Como
la ley colombiana no reconoce el derecho a la objeción de conciencia
al servicio militar, los objetores de conciencia se arriesgan a ser
reclutados o detenidos. En los últimos años, la Internacional de
Resistentes a la Guerra ha tratado varios casos:



  • Gustavo Monroy se
    declaró objetor en 2005. El 8 de agosto de 2005 fue detenido con el
    fin de reclutarlo. Consiguió salir de la custodia del ejército el
    9 de agosto de 2005, después de 37 horas de cautiverio, insultos,
    maltrato psicológico y amenazas de muerte del Cabo Primero Tellez38.
    El 25 y 26 de abril de 2006, se presentó en los cuarteles de
    Saravena Arauca acompañado por varios activistas y su abogado, para
    establecer
    un caso de disciplina por
    su objeción de conciencia. Él y sus acompañantes fueron citados
    en el cuartel a las 8 de la mañana, pero una vez allí no se les
    permitió la entrada y se les citó para las 2 de la tarde. Sin
    embargo, sólo se permitió entrar a Gustavo y a su abogado H. V.
    Greisy, acompañados por un soldado. Una vez dentro, el ejército
    presionó mucho a Gustavo Monroy y no se tomaron notas aduciendo que
    el ordenador no funcionaba. A las 6 de la tarde se dijo a Gustavo
    que el proceso no se podía acabar ese día y se le ordenó
    presentarse de nuevo al día siguiente a las 8 de la mañana. Sin
    embargo, tras consultarlo con su abogado y su grupo de apoyo,
    Gustavo decidió no cumplir esa orden y no se presentó39.

  • Cristian Camilo Henao Suazo
    fue reclutado al 7 de octubre de 2008, y se declaró objetor de
    conciencia.
    La Corporación Red Juvenil de Medellin, una organización afiliada
    a la IRG, recibió su declaración el día 15 de enero de 2009.
    Cristian Camilo Henao Suaza presentó una solicitud de
    desacuartelamiento en protección de sus derechos fundamentales,
    especialmente el derecho a la objeción de conciencia, al 25 de
    abril de 2009. En su respuesta el Batallón no refiere al derecho a
    la objeción de consciencia, y simplemente refiere a la ley 48 de
    1993 sobre reclutamiento militar. En estos momentos está retenido
    en el Batallón Pedro Justo Barria del Ejercito Nacional de Colombia
    en Medellín.

  • Yeferson
    Sneider Hernandez Mazo
    fue reclutado de forma inmediata el 14 de
    octubre del 2008 en una batida en el Terminal de transporte del
    norte de la ciudad de Medellín por la presión de los militares, y
    fue trasladado al Batallón del Pedro Nel Ospina, en donde lo
    pusieron a firmar varios documentos que no le permitieron leer.
    Finalmente fue trasladado al Batallón De Calibio en Puero Berrio,
    en donde comenzó a prestar su servicio militar.

    Yeferson
    Sneider Hernandez Mazo se ha declara objetor de conciencia al
    servicio militar obligatorio dado sus convicciones personales40.

  • Álvaro Alfonso Pena
    Leguizamo
    41
    debía presentarse en el departamento de reclutamiento de Bogotá el
    12 de febrero de 2008. Pena
    se había declarado previamente objetor de conciencia, y lo había
    comunicado al departamento de reclutamiento. Aunque se había
    declarado objetor de conciencia, el ejército colombiano mantenía
    en su respuesta a la petición de Pena
    que no hay derecho de objeción de conciencia en Colombia, y que
    Pena
    necesitaba presentarse en persona el 12 de febrero para definir su
    situación militar.

    Ese día, Álvaro Pena
    se presentó él mismo. El grupo de OC de Bogotá informó de los
    hechos: “Álvaro
    Pena,
    objetor de conciencia colombiano, estaba hoy 12 de febrero a las 9 de
    la mañana en el Coliseo Villa de los Alpes, para resolver su
    situación militar. Durante todo el día, como parte de los millones
    de jóvenes convocados por las fuerzas militares, Álvaro trató de
    explicar su caso como objetor de conciencia al Mayor Dueñas, quien
    estaba al cargo de la incorporación. Álvaro fue rechazado varias
    veces y nunca se le escuchó.


    Finalmente,
    Álvaro fue conducido junto a otros 200 jóvenes que no habían
    resuelto su situación militar en una habitación cerrada, donde
    permaneció hasta las 9:30 p.m., cuando se les anunció que debían
    volver allí al día siguiente a las 7 de la mañana.”


    Al
    día siguiente, Pena
    volvió a presentarse. Tras varias horas, los militares pospusieron
    su servicio, y le ordenaron presentarse el 20 de mayo para “definir
    su situación militar”42.

    El
    20 de mayo de 2008, Álvaro Pena
    se volvió a presentar. Su caso se ha vuelto más complicado, ya que
    mientras tanto el ejército le había declarado “remiso”,
    basándose en el hecho de que su nombre estaba en la lista de los que
    no se habían presentado en febrero de 2008. Pero el caso es que a
    Álvaro Pena
    los militares le hicieron firmar en este libro, así que su entrada
    también incluye su firma – una clara prueba de que estuvo allí en
    febrero. Mientras Álvaro Pena
    no fue reclutado el 20 de mayo, volvió a pasar un día entero en el
    ejército y sólo se le permitió salir al final del día, esta vez
    sin tener que firmar nada, lo que también significa que no tiene
    ninguna prueba de haberse presentado. Se le ordenó presentarse a la
    Junta de Remisos el 4 de junio, para resolver su estado de “remiso”
    - pero tampoco aquel día pudo Álvaro Pena
    aclarar su estatus. Entonces él decidió irse e intentarlo de otra
    manera43.

  • La mañana del 5 de mayo de 2007, Frank
    Yair Estrada Marín
    fue
    conducido por soldados del batallón Pedro Justo Berrio con el
    pretexto de que necesitaban hacer un examen médico para comprobar
    su capacidad para prestar el servicio militar. Sin embargo, dado que
    Frank Yair Estrada Marín no tenía la libreta militar, fue
    reclutado inmediatamente a pesar protestar y declarar que el no
    estaba de acuerdo con ninguno de los grupos armados de Colombia,
    porque es objetor de conciencia. Sin embargo, fue obligado a
    participar en el entrenamiento militar básico44.
    La Internacional de Resistentes al a Guerra presentó el caso de
    Frank Yair Estrada Marín
    al Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria (véase Opinión nº
    8/2008).

  • Carlos Andrés Giraldo Hincapié
    fue reclutado por la fuerza el 4 de agosto de 2006. Carlos Andrés
    Giraldo Hincapié explica la forma en que fue reclutado:”Fui
    reclutado por los militares de Casabe el 4 de agosto por el soldado
    Anderson Andrés Anturi Ruiz. Aquel día por la mañana me dirigía
    al taller de la ciudad, para recoger una motocicleta que tenía en
    reparación para volver a La Soledad, donde yo vivo. Estaba en la
    ciudad porque estaba comprando algunas herramientas para mi trabajo
    agrícola. En ese momento fui detenido por el ejército y me
    llevaron contra mi voluntad. Dijeron que yo tenía que hacer el
    servicio militar. Les expliqué que no podía hacerlo porque mi
    familia dependía económicamente de mí, que mi padre está
    incapacitado para trabajar, que mi hermano sufre de epilepsia.
    También que yo nunca he estado de acuerdo con los actores armados,
    estoy en contra de las armas y de tener que matar a otra persona. Me
    dijeron que esas no eran razones para no hacer el servicio militar y
    que desde ese momento yo era ya un soldado”45.
    Carlos Andrés Giraldo Hincapié fue obligado a firmar 3 documentos
    sin que se le permitiera leerlos. Uno de los documentos era un papel
    que decía que se unía al ejército voluntariamente. Sin embargo,
    ya que este documento fue firmado bajo presión, la firma debe
    considerarse no válida. Carlos Andrés Giraldo Hincapié fue
    liberado del ejército sólo tras haber cumplido 18 meses de
    servicio militar. Su caso también fue presentado por la
    Internacional de Resistentes a la Guerra al Grupo de Trabajo sobre
    Detención Arbitraria (Opinión nº 8/2008).

  • Pedro Manuel Sánchez Cálix fue retenido ilegalmente en el sur de
    Bolívar en noviembre del 2006 para prestar el servicio militar.
    Luego fue trasladado al Batallón donde, después de escasos 7 meses
    de estar en contacto con las hostiles instrucciones militares fue
    puesto en el frente de batalla. En este batallón estuvo reclutado
    hasta que su conciencia religiosa y salud le permitieron no
    continuar en esa retención ilegítima pero validada por el
    discriminatorio sistema judicial colombiano. Tras presenciar
    violentas arbitrariedades y vivir en condiciones que atentaron con
    su salud física y psicológica al interior de las filas del
    Ejército colombiano, decidió escapar de las filas del Batallón
    Nueva Granada en Barrancabermeja en mayo de 2007.

    Desde mayo de 2007, Pedro Manuel Sánchez Cálix se declaró objetor de
    conciencia.

    La acusación militar presentó la acusación de deserción contra Pedro
    Manuel Sánchez Cálix Hasta que en julio de 2009 un juez militar
    retiró el cargo y lo absolvió46.

Estos
son sólo unos pocos casos, que muestran el permanente riesgo de
reclutamiento que los objetores de conciencia afrontan. Junto con la
Asamblea Nacional de Objetores y Objetoras de Conciencia
(ANOOC) y la red nacional de organizaciones de objetores de
conciencia de Colombia, la Internacional de Resistentes a la Guerra
mantiene una base de datos de objetores de conciencia colombianos que
han declarado públicamente su objeción de conciencia. Esta base de
datos incluye actualmente más de 100 objetores de conciencia
declarados.

En
su Opinión nº 8/2008, el Grupo de Trabajo sobre Detención
Arbitraria afirmó: “La detención contra quienes se han
declarado expresamente objetores de conciencia no tiene sustento
jurídico ni base legal y su incorporación al ejército contra su
voluntad es en clara violencia a sus postulados de conciencia, lo que
puede vulnerar el artículo 18 del Pacto Internacional de Derechos
Civiles y Políticos. No proveer espacio para el derecho a la
objeción de conciencia puede ser una violación de dicho artículo
47.



4. La “Libreta militar”

Los
artículos 31 y 31 de la ley 48/1993 instituyen la “Tarjeta de
reservista” y la “Tarjeta provisional militar”. Según el
artículo 30, la “Tarjeta de reservista es el documento con el
que se comprueba haber
definido la situación militar48.

Según
el artículo 36 de la ley 48/1993 (enmendada por el Decreto
2150/1995), todos los varones colombianos necesitan demostrar que han
cumplido su obligación de definir su situación militar cuando
quieran:

a) Celebrar contratos con cualquier entidad pública;


b) Ingresar a la carrera administrativa;


c) Tomar posesión de cargos públicos, y


d) Obtener grado profesional en cualquier centro docente de educación
superior
49.

Este
artículo se ha modificado con el Decreto 2150/1995. Originalmente,
la “libreta militar” era necesaria en muchos más casos. El
término “libreta militar” no era inicialmente parte de la ley
48/1993 – se introdujo con el Decreto 2150/1995 y no está
definido. El término “libreta militar” normalmente que se
refiere a la “tarjeta de reservista” y a la “tarjeta
provisional militar”, o cualquier otro documento que
sustituya a éstos.

Sin
embargo, mientras que el artículo 36 ha sido modificado en 1995, el
artículo 37 permanece inalterado y establece que: “Ninguna
empresa nacional o extranjera, oficial o particular, establecida o
que en lo sucesivo se establezca en Colombia, puede disponer
vinculación laboral con personas mayores de edad que no hayan
definido su situación militar. La infracción a esta disposición se
sancionará en la forma que más adelante se determina.

Esto
de hecho significa que aquellos que no han definido su situación
militar no pueden ser empleados legalmente en Colombia ni pueden
graduarse en la universidad ni desempeñar un cargo público (ser
candidato en las elecciones, etc.)

Según
el artículo 41, son considerados infractores: “h) Las entidades
públicas, mixtas, privadas, particulares, centros o institutos
docentes de enseñanza superior o técnica que vinculen o reciban
personas sin haber definido su situación militar, o que no
reintegren en sus cargos previa solicitud a quienes terminen el
servicio militar, dentro de los seis (6) meses siguientes a su
licenciamiento.
” Pueden ser sancionados con hasta cinco veces
el salario mínimo mensual por cada persona que no tenga definida su
situación militar, según el artículo 4250.

De
hecho, la ley es contradictoria. Mientras el artículo 36 ha sido
modificado en 1995 y ya no se requiere probar que uno ha definido su
situación militar cuando ingresa en una universidad, sino sólo para
su graduación, el artículo 41 considera a las universidades o
instituciones de educación superior como infractores cuando admiten
a una persona que no tiene definida su situación militar.

Esto
obviamente puede producir confusión. Acción Colectiva de Objetores
y Objetoras de Conciencia (ACOOC) relata que la práctica a veces
llega más lejos que la ley51:
Desde mayo de 2006 los centros de educación superior exigen la
presentación de la libreta militar para matricularse por primera vez
o continuar en la institución. Además se obliga a firmar un acta de
compromiso libre y espontánea en la que quienes no tiene la libreta
se comprometen a resolver su situación militar en el transcurso del
semestre. Estos requisitos ilegales e inconstitucionales fueron
exigidos a las universidades por la dirección nacional de
reclutamiento mediante el oficio 006 DISCOR Z4 DIM 27 S1 155 de mayo
19 de 2006, con lo cual se viola la constitución en su artículo 84
52
y el articulo 111 del decreto ley 2150 de 1995
53.

Ejemplos



  • Elías Stucky Byler,
    miembro de la iglesia menonita y objetor de conciencia, recibe como
    respuesta de la División de Registro de la Universidad Nacional
    sede Bogotá la siguiente respuesta por no presentar la libreta
    militar al momento de ingresar en sus estudios universitarios.

    La
    División de Registro exige a sus admitidos la libreta militar para
    el ingreso a carreras de pregrado teniendo en cuenta que el artículo
    41, literal h, de la ley 48 de 1993 estipula como infractores de la
    ley sujetos a sanción a: “Las entidades públicas, mixtas,
    privadas, particulares, centros o institutos docentes de enseñanza
    superior o técnica que vinculen o reciban personas sin haber
    definido su situación militar”. (Subrayado agregado por la
    universidad)


    En
    consecuencia, acatando el concepto jurídico emitido por la Oficina
    Jurídica de Sede el veintitrés (23) de agosto de 2004, la División
    de Registro exige a sus admitidos la libreta militar para el ingreso
    a carreras de pregrado. No obstante, teniendo en cuenta el gran
    número de admitidos que no han resuelto esta situación, decidimos
    suplirlo con el diligenciamiento de un acto de compromiso, en la cual
    el admitido se compromete a resolver su situación militar durante el
    primer semestre de la carrera que cursa. Sin embargo, teniendo en
    cuenta su solicitud, se le otorga un plazo de (1) año para que
    presente el respectivo documento
    54.

  • En Medellín, Martín
    Rodríguez
    ,
    entabló una tutela contra la exigencia de la libreta militar para
    ingresar a la Universidad Nacional, argumentando la objeción de
    conciencia y el artículo 111 del decreto ley 2150 de 1995. El
    planteamiento de Martín Rodríguez como objetor de conciencia se
    basó en su condición de víctima, ya que sus hermanos fueron
    asesinados a causa del conflicto armado.


    La tutela fue fallada a favor de Martín Rodríguez por hallarse acorde
    con el artículo 111 del decreto ley 2150 de 1995. Dice la sentencia
    del Tribunal Superior de Medellín55.
    Como
    se establece del anterior precepto la exigencia de la presentación
    de la libreta militar, y claro está de la definición de la
    situación militar, no se encuentra establecida para el ingreso o
    continuación de los estudios superiores, sino para la obtención del
    grado profesional en cualquier centro de educación superior; y como
    este no es el supuesto que corresponde al actor, pues apenas va a
    iniciar sus estudios universitarios, la accionada (la Universidad
    Nacional sede Medellín) no puede anteponer obligaciones no previstas
    en la ley, so pena de vulnerar el derecho al debido proceso
    administrativo, en conexidad con el derecho de acceso a la
    educación
    56.

    Martin
    Rodríguez está estudiando actualmente en la Universidad de
    Medellín, pero encontrará el mismo problema de nuevo cuando quiera
    graduarse.

  • Julián
    Andrés Ovalle Fierro
    57
    de Bogotá es miembro de Acción Colectiva de Objetores y
    Objetoras de Conciencia
    (ACOOC) y objetor de conciencia
    declarado. Como objetor de conciencia, no tiene definida su
    situación militar y no paga la cuota de compensación militar. En
    los primeros meses de 2009 solicitó un trabajo como asistente de
    investigación en el Instituto Colombiano de Antropología e
    Historia
    (ICANH) para investigar sobre “Ciudad, Fuerza
    pública y Juventud
    ”. Pudo aportar todos los documentos
    requeridos, a excepción de dos:


    • su título universitario

    • su libreta militar


    Aunque terminó sus estudios en psicología, hasta ahora no ha podido
    graduarse, por la carencia de la libreta militar. Por tanto no ha
    podido obtener su título universitario en psicología.

    Él señala en una declaración:
    Esto
    ha tenido unas fuertes implicaciones para mi vida civil como sujeto
    de derechos: he debido evitar las estrategias de reclutamiento
    cotidianas en las ciudades y carreteras del país, no he podido
    obtener mi título como profesional en psicología, y no he podido
    tener acceso a un trabajo formal en donde ponga al servicio de la
    comunidad los
    conocimientos
    adquiridos
    58.

Acción
Colectiva de Objetores y Objetoras de Conciencia (ACOOC) afirma sobre
la Libreta Militar: “Aunque la primera normatividad sobre
libreta militar fue flexibilizada por el artículo 111 del Decreto
2150 de 1995 y esto trajo como consecuencia positiva que la libreta
militar no fuera requisito exigido para el ingreso a la educación
universitaria y la contratación en el sector privado, en la
práctica, este documento sigue siendo de manera arbitraria e ilegal
un elemento de control social promovido por la autoridad militar. En
la actualidad, tanto las instituciones educativas, como el sector
empresarial y comercial privado, siguen exigiendo la presentación de
la libreta militar a los jóvenes para poder acceder a plazas de
estudio o de trabajo, situación evidentemente inconstitucional. Esta
práctica se sigue registrando bajo la premisa de sanciones
económicas y legales a las instituciones que reciban jóvenes sin su
documento militar
59.

En
conclusión, el sistema de la libreta militar en Colombia conduce a
graves violaciones de los derechos humanos de los objetores de
conciencia: la incapacidad de obtener un título universitario y de
obtener cualquier clase de empleo legal, además de la imposibilidad
de presentarse a un cargo público.


La “CUOTA DE COMPENSACIÓN MILITAR”

El
artículo 22 de la ley 48/1993 establece la “cuota de compensación
militar”, que tiene que ser pagada por aquellos que no realizan el
servicio militar, por haber sido exentos por razones de salud o falta
de plazas en las Fuerzas Armadas. El artículo 22 dice: “El
inscrito que no ingrese a filas y sea clasificado debe pagar una
contribución pecuniaria al Tesoro Nacional, denominada 'cuota de
compensación militar'
60.
Inicialmente, la cuota era fijada por el gobierno colombiano, pero
esta parte del artículo 22 fue declarada inconstitucional por la
Corte Constitucional colombiana en agosto de 200761.
La Corte dictaminó que la cuota debía considerarse como un impuesto
y que sólo el Congreso está autorizado para decidir sobre la
cuantía de los impuestos y no el gobierno.

En
cumplimiento de la decisión de la Corte Constitucional, se creó la
Ley 1140/2008 para regular la cuota de compensación militar. Según
el artículo 1 párrafo 1 de dicha ley, los ingresos de la cuota de
compensación militar van directamente al Ministerio de Defensa “y
se destinarán al desarrollo de los objetivos y funciones de la
fuerza pública en cumplimiento de su misión constitucional
62.

El
artículo 6 de la misma ley exonera a ciertos grupos del pago de la
cuota:

Quedan
exentos del pago de la Cuota de Compensación Militar los siguientes:


1.
Quien demuestre mediante certificado o carné expedido por la
autoridad competente pertenecer al nivel 1, 2 y 3 del Sistema de
Identificación y Selección de Beneficiarios - Sisbén.


2.
Los limitados físicos, síquicos o neurosensoriales con afecciones
permanentes que de acuerdo con el concepto de la autoridad médica de
reclutamiento, presenten una condición clínica lo suficientemente
grave e incapacitante no susceptible de recuperación por medio
alguno.


3.
Los indígenas que residan en su territorio y conserven su integridad
cultural, social y económica.


4.
El personal de soldados que sea desacuartelado con fundamento en el
tercer examen médico
63.

Sin embargo, todavía tendrían que pagar los costes de la “libreta
militar”, que se supone no serán mayores del 15% del salario
mínimo legal64.

A
la luz de un juicio reciente del Tribunal Europeo de Derechos Humanos
en relación con el impuesto de exención militar en Suiza65,
las normas sobre la cuota de compensación militar pueden
considerarse una discriminación. En
el caso suizo, el TEDH declaró que el impuesto de exención suizo
era una violación del artículo 14 en unión del artículo 8 del
Tratado Europeo de Derechos Humanos, “considerando que el
solicitante ha sido víctima de trato discriminatorio dado que no hay
una justificación razonable para la distinción realizada por las
autoridades suizas entre personas que no siendo aptas para el
servicio no estaban obligadas al pago del impuesto en cuestión y
aquellos que no eran aptos para el servicio pero estaban sin embargo
obligados a pagar el impuesto”66.

Presumiblemente
las normas colombianas sobre la cuota de compensación militar
también crean las mismas discriminaciones.

5. Amenazas de muerte contra activistas por la objeción de conciencia

El jueves 29 y viernes 30 de mayo de 2008, Red Juvenil de Medellín
recibió el siguiente mensaje de redesnegras@hotmail.com:
"Muerte
a anarquistas disfrazados de pacifístas, no más conciertos de
drogas ni comunistas. No más avisos
." Las
amenazas fueron enviadas a ocho conocidos miembros y amigos cercanos
de Red Juvenil, y firmado por Águilas Negras. La Internacional de
Resistentes a la Guerra está preocupada por la negligencia de las
autoridades de Medellín al permitir el resurgimiento de grupos como
Águilas Negras, aparentemente formado por antiguos paramilitares, y
la amenaza que suponen para los derechos humanos en Medellín y para
grupos juveniles como la Red Juvenil67.

En agosto de 2008, el grupo de objeción de conciencia “Quinto
Mandamiento” de Barrancabermeja recibió una amenaza de muerte
similar de un grupo que se autodenominaba “Águilas Negras”,
firmado por un tal Mauricio Rojas, Comandante Magdalena Medio68.

Aunque
estas amenazas de muerto no provengan de las fuerzas públicas de
Colombia, debemos señalar que el gobierno tiene el deber de proteger
a sus ciudadanos de amenazas de muerte.

Afortunadamente,
en estos dos casos, ninguna de las amenazas de muerte ha sido
cumplida hasta ahora.


6. Conclusiones

Este
informe muestra que en general los jóvenes varones en Colombia se
enfrentan a amplias y serias violaciones de sus derechos humanos en
relación con su reclutamiento militar: las “batidas” que
conducen al reclutamiento forzoso con gran número de detenciones
arbitrarias son un método extendido de reclutamiento para las
Fuerzas Armadas de Colombia.

Los
objetores de conciencia se enfrentan a más riesgos, y más
violaciones de sus derechos humanos. No sólo no se reconoce su
derecho a la objeción de conciencia, sino que también sufren la
discriminación como consecuencia de su objeción de conciencia y su
rechazo a “definir su situación militar” para obtener la
“libreta militar” necesaria para su graduación en la universidad
o para casi cualquier forma de empleo legal.

Además,
la Internacional de Resistentes a la Guerra está preocupada por los
casos relatados de amenazas de muerte contra activistas por la
objeción de conciencia.



Notas


1Grupo
de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias: Opinión 8/2008, 8 de mayo
de 2009, http://wri-irg.org/news/2008/colombia-opinion-es.htm,
visitado el 10 de agosto de 2009




2See
Yeo-Bum Yoon y Mr. Myung-Jin Choi vs. República
de Corea, CCPR/C/88/D/1321-1322/2004, 23 de enero de 2007,
http://wri-irg.org/node/6228,
visitado el 10 de agosto de 2009




3Grupo
de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias: Opinión 8/2008, 8 de mayo
de 2009, http://wri-irg.org/news/2008/colombia-opinion-es.htm,
visitado el 10 de agosto de 2009




4Tribunal
Europeo de Derechos Humanos: CHAMBER JUDGMENT ÜLKE v. TURKEY
(Application no. 39437/98), 24 de enero de 2006,
http://wri-irg.org/node/615
(en inglés) visto el 10 de agosto de 2009




5COMITÉ
DE DERECHOS HUMANOS, 80º período de sesiones: EXAMEN DE LOS
INFORMES PRESENTADOS POR LOS ESTADOS PARTES DE CONFORMIDAD CON EL
ARTÍCULO 40 DEL PACTO: Observaciones finales del Comité de
Derechos Humanos: COLOMBIA, CCPR/CO/80/COL, 26 de mayo 2004,
http://daccess-ods.un.org/access.nsf/Get?Open&DS=CCPR/CO/80/COL&Lang=S,
visitada el 6 de agosto de 2009




6Consejo
de Derechos Humanos: Examen Periódico Universal: Informe del Grupo
de Trabajo sobre el Examen Períodico Universal: Colombia,
A/HRC/10/82, 9 de enero de 2009,
http://lib.ohchr.org/HRBodies/UPR/Documents/Session3/CO/A_HRC_10_82_Colombia_S.pdf,
visitado el 6 de agosto de 2009




7Consejo
de Derechos Humanos: Examen Periódico Universal: Informe del Grupo
de Trabajo sobre el Examen Períodico Universal: Colombia; Addendum:
Opiniones sobre las conclusiones y/o recomendaciones, compromisos
voluntarios y respuestas presentadas por el Estado examinado,
A/HRC/10/82/Add.1, 13 de enero de 2009,
http://lib.ohchr.org/HRBodies/UPR/Documents/Session3/CO/A_HRC_10_82_Add1_Colombia_S.pdf
visitado el 6 de agosto de 2009




8Demanda
de inconstitucionalidad Expediente No. D-7685, Gina Cabarcas,
Antonio Barreto, Daniel Bonilla.




9Procuraduria
General de la Nacion: Concepto 4787:
Demanda de inconstitucionalidad contra el artículo 27 de la Ley 48
de 1993, por la cual se reglamenta el servicio de reclutamiento y
movilización, 2 de junio de 2009,
http://www.procuraduria.gov.co/descargas/conceptos/conceptos_2009/junio/D-7685_C4787.doc,
visitado el 10 de agosto de 2009




10Constitución
Política de Colombia, 1991, con reformas hasta 2005,
http://201.245.176.98/prontus_senado/site/artic/20050708/asocfile/reformas_constitucion_politica_de_colombia_1.pdf,
visitado el 03 de julio de 2009




11Ley
48 sobre Reclutamiento Militar, 1993,
http://www.mindefensa.gov.co/descargas2/anexos/3798_Ley_48_de_1993.doc,
visitado el 03 de julio de 2009





13Ley
48 sobre Reclutamiento Militar, 1993, artículo 10




14Ejercito
Nacional, Direccion de Reclutamiento: Infractores y Sanciones, 19
April 2009, http://www.ejercito.mil.co/?idcategoria=221624,
visitado el 6 de julio de 2009




15Coronel
Bohórquez: Entrevista, publicada el 21 de octubre de 2005




16Red
Juvenil de Medellin: Denuncia pública, 6 de agosto de 2009




17Información
proporcionada por Adriana Castano, Chat, 6 de agosto de 2009




18Acción
Colectiva De Objetores Y Objetoras De Conciencia: INFORME PROCESO DE
RECLUTAMIENTO EN COLOMBIA: IRREGULARIDADES, OBJECIÓN DE CONCIENCIA,
agosto de 2009




19Nombre
modificado para preservar el anonimato




20Acción
Colectiva De Objetores Y Objetoras De Conciencia: INFORME PROCESO DE
RECLUTAMIENTO EN COLOMBIA: IRREGULARIDADES, OBJECIÓN DE CONCIENCIA,
agosto de 2009




21Jóvenes
Caqueteños: “Objetamos participar de las guerras y a reproducir
las prácticas de una sociedad militarista”, 10 de marzo de 2009,
Email Andres Orozco, también en
http://www.nodo50.org/tortuga/Jovenes-de-Caqueta-Colombia,
visitado el 10 de agosto de 2009




22Internacional
de Resistentes a la Guerra: Informe-OC No 43, diciembre de 2008,
http://wri-irg.org/node/6212,
visitado el 6 de julio de 2009; Red Juvenil de Medellin: El
reclutamiento en Medellin…, noviembre de 2008,
http://www2.redjuvenil.org/content/view/606/40/,
visitado el 6 de julio de 2009




23Internacional
de Resistentes a la Guerra: Informe-OC No 36, mayo/junio de 2008,
http://wri-irg.org/node/1373,
visitado el 12 de agosto de 2009




24Internacional
de Resistentes a la Guerra: COLOMBIA: Objetor de conciencia Diego
Yesid Bosa Rico en huelga de hambre, 27 de marzo de 2008,
http://wri-irg.org/news/alerts/msg00106.html,
(en inglés) visitado el 6 de julio de 2009




25Internacional
de Resistentes a la Guerra: Informe-OC No 39, mayo/junio de 2008,
http://wri-irg.org/node/1373,
visitado el 6 de julio de 2009




26Red
Juvenil de Medellin: Relato de un joven que se niega a participar
del ejercito, reclutado ilegalmente en Barrancabermeja, febrero de
2008, http://www2.redjuvenil.org/content/view/484/40/,
visitado el 6 de julio de 2009




27Red
Juvenil de Medellin: Desde los primeros dias de enero el ejercito
obliga a jovenes a ir a la guerra, enero de 2008, enero de 2008,
http://www2.redjuvenil.org/content/view/482/40/,
visitado el 6 de julio de 2009; Red Juvenil de Medellin:
Reclutamiento de las fuerzas militares en los barrios populares de
Medellín, enero de 2008,
http://www2.redjuvenil.org/content/view/486/40/,
visitado el 6 de julio de 2009; Red Juvenil de Medellin:
Reclutamiento forzado en el polideportivo de un barrio en Cimitarra,
Magdalena Medio...,, febrero de 2008,
http://www2.redjuvenil.org/content/view/492/40/,
visitado el 6 de julio de 2009




28Internacional
de Resistentes a la Guerra: Informe-OC No 39, mayo/junio de 2008,
http://wri-irg.org/node/1373,
visitado el 6 de julio de 2009




29Informe
del Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria, Adición:
MISIÓN A COLOMBIA (1º a 10 de octubre de 2008), 16 de febrero de
2009,
http://daccess-ods.un.org/access.nsf/Get?Open&DS=A/HRC/10/21/Add.3&Lang=S,
visitado el 03 de julio de 2009




30Grupo
de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias: Opinión 8/2008, 8 de mayo
de 2009, http://wri-irg.org/news/2008/colombia-opinion-es.htm,
visitado el 6 de julio de 2009




31Radio
Santa Fe Bogota: CONCLUYE LA MÁS GRANDE JORNADA DE RECLUTAMIENTO EN
EL PAÍS, 14 de febrero de 2009,
http://www.radiosantafe.com/2008/02/14/concluye-la-mas-grande-jornada-de-reclutamiento-en-el-pais/,
visitado el 03 de julio de 2009




32El
Tiempo: 52 % de la fuerza quedará fuera de combate tras fallo de
Consejo de Estado: comandante de FF.MM., 1 de mayo de 2009,
http://www.eltiempo.com/colombia/justicia/el-52-por-ciento-de-la-fuerza-queda-por-fuera-de-combate-afirma-comandante-de-las-fuerzas-militares_5099183-1,
visitado el 03 de julio de 2009




33Constitución
Política de Colombia, 1991, con reformas hasta 2005,
http://201.245.176.98/prontus_senado/site/artic/20050708/asocfile/reformas_constitucion_politica_de_colombia_1.pdf,
visitado el 03 de julio de 2009




34Constitución
Política de Colombia, 1991, con reformas hasta 2005,
http://201.245.176.98/prontus_senado/site/artic/20050708/asocfile/reformas_constitucion_politica_de_colombia_1.pdf,
visitado el 03 de julio de 2009




35Sentencia
T-409 de junio 8 de 1992. M.P. Dr. José Gregorio Hernández
Galindo




36Sentencia
C-511 de 16 de noviembre de 1994.




37Sentencia
T-363 de 14 de agosto de 1995




38Gustavo
Monroy: Si abres tu mente la vida te enseña. Testimonio
de Gustavo Monroy (2006),
http://wri-irg.org/co/cases/monroy-es.htm,
visitado el 10 de agosto de 2009




39Internacional
de Resistentes a la Guerra: Informe-OC No 20, de mayo de 2006,
http://wri-irg.org/node/876
(en inglés) visitado el 10 de agosto de 2009




40Email
de Red Juvenil de Medellin a la Internacional de Resistentes a la
Guerra, 19 de noviembre de 2009




41http://wri-irg.org/node/2887,
(en inglés), visitado el 6 de julio de 2009




42Internacional
de Resistentes a la Guerra: Informe-OC No 37, marzo de 2008,
http://wri-irg.org/node/1344,
visitado el 6 de julio de 2009




43Internacional
de Resistentes a la Guerra: Informe-OC No 39, mayo/junio de 2008,
http://wri-irg.org/node/1373,
visitado el 6 de julio de 2009; Acción Colectiva De Objetores Y
Objetoras De Conciencia: INFORME PROCESO DE RECLUTAMIENTO EN
COLOMBIA: IRREGULARIDADES, OBJECIÓN DE CONCIENCIA, agosto de 2009




44Internacional
de Resistentes a la Guerra: COLOMBIA: Update on Carlos Andrés
Giraldo Hincapié and Frank Yair Estrada Marin, 18 de julio de 2007,
http://wri-irg.org/news/alerts/msg00096.html,
(en inglés), visitado el 10 de agosto de 2009




45Internacional
de Resistentes a la Guerra: COLOMBIA: Conscientious objector Carlos
Andrés Giraldo Hincapié in the hands of the military, 24 de
noviembre de 2006, http://wri-irg.org/news/alerts/msg00072.html,
(en inglés), visitado el 10 de agosto de 2009




46Corporación
Paz Caribe, Sincelejo: Información proporcionada en varios emails,
2008 and 2009.




47Grupo
de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias: Opinión No 8/2008, 8 de
mayo de 2008, http://wri-irg.org/news/2008/colombia-opinion-es.htm,
visitado el 10 de agosto de 2009




48Ley
48 de 1993 por la cual se reglamenta el servicio de Reclutamiento y
Movilización, 3 de marzo de 1993,
http://www.lexbasecolombia.com/lexbase/normas/leyes/1993/L0048de1993.htm,
visitado el 5 de agosto de 2009




49Ley
48 de 1993 por la cual se reglamenta el servicio de Reclutamiento y
Movilización, 3 de marzo de 1993,
http://www.lexbasecolombia.com/lexbase/normas/leyes/1993/L0048de1993.htm,
visitado el 5 de agosto de 2009




50Ley
48 de 1993 por la cual se reglamenta el servicio de Reclutamiento y
Movilización, 3 de marzo de 1993,
http://www.lexbasecolombia.com/lexbase/normas/leyes/1993/L0048de1993.htm,
visitado el 5 de agosto de 2009




51See:
Accion Colectiva de Objetores y Objetoras de Conciencia:
Irregularidades en la definicion de la situacion militar de los
Colombianos, marzo 2008




52Artículo
84 de la CN: "Cuando un derecho o una actividad hayan sido
reglamentados de manera general, las autoridades públicas no podrán
establecer ni exigir permisos, licencias o requisitos adicionales
para su ejercicio".




53En
este decreto se prohíbe la exigencia de presentar la libreta
militar para matricularse por primera vez a la universidad o para y
sólo prescribe algunas situaciones de la vida civil en que será
solicitada, entre las cuales no aparece matricularse en la
universidad o firmar actas de compromiso para seguir estudiando en
los centros de educación superior.




54Acción
Colectiva De Objetores Y Objetoras De Conciencia: INFORME PROCESO DE
RECLUTAMIENTO EN COLOMBIA: IRREGULARIDADES, OBJECIÓN DE CONCIENCIA,
agosto de 2009




55Tribunal
superior Medellín, sala de decisión penal. Acción de tutela de
segunda instancia -0683-2006 (013) 2007. Febrero 26 de 2007.




56Accion
Colectiva de Objetores y Objetoras de Conciencia: Irregularidades en
la definicion de la situacion militar de los Colombianos, marzo 2008





58Acción
Colectiva De Objetores Y Objetoras De Conciencia: INFORME PROCESO DE
RECLUTAMIENTO EN COLOMBIA: IRREGULARIDADES, OBJECIÓN DE CONCIENCIA,
agosto de 2009




59Accion
Colectiva de Objetores y Objetoras de Conciencia: Irregularidades en
la definicion de la situacion militar de los Colombianos, marzo 2008




60Ley
48 de 1993 por la cual se reglamenta el servicio de Reclutamiento y
Movilización, 3 de marzo de 1993,
http://www.lexbasecolombia.com/lexbase/normas/leyes/1993/L0048de1993.htm,
visitado el 5 de agosto de 2009




61Sentencia
C-621/07, Referencia: expediente D-6598, 14 de agosto de 2007,
http://www.lexbasecolombia.com/lexbase/jurisprudencia/corte%20constitucional/constitucionalidad/C0621de2007.htm,
visitado el 11 de agosto de 2009




62Ley
1184 de 2008 Por la cual se regula la cuota de compensación militar
y se dictan otras disposiciones, 29 de febrero de 2008,
http://www.secretariasenado.gov.co/senado/basedoc/ley/2008/ley_1184_2008.html,
visitado el 11 de agosto de 2009




63Ley
1184 de 2008 Por la cual se regula la cuota de compensación militar
y se dictan otras disposiciones, 29 de febrero de 2008,
http://www.secretariasenado.gov.co/senado/basedoc/ley/2008/ley_1184_2008.html,
visitado el 11 de agosto de 2009




64Presidencia
de la Republica: Personas de estratos 1, 2 y 3, beneficiadas con
cuota de compensación militar, marzo de 2008,
http://web.presidencia.gov.co/sp/2008/marzo/06/07062008.html,
visitado el 11 de agosto de 2009




65Tribunal
Europeo de Derechos Humanos: AFFAIRE GLOR c. SUISSE, 30 de abril de
2009,
http://cmiskp.echr.coe.int/tkp197/view.asp?action=html&documentId=850043&portal=hbkm&source=externalbydocnumber&table=F69A27FD8FB86142BF01C1166DEA398649,
(en inglés), visitado el 11 de agosto de 2009




66Informe
de prensa publicado por el Registro: CHAMBER JUDGMENT GLOR v.
SWITZERLAND, 30 de abril de 2009,
http://cmiskp.echr.coe.int/tkp197/view.asp?action=html&documentId=850037&portal=hbkm&source=externalbydocnumber&table=F69A27FD8FB86142BF01C1166DEA398649,
(en inglés), visitado el 11 de agosto de 2009




67Internacional
de Resistentes a la Guerra: Amenazas de muerte contra la afiliada de
la IRG Red Juvenil de Medellín, 9 de junio de 2008




68Email
Andres Orozco, Quinto Mandamiento, to Internacional de Resistentes a
la Guerra, 29 de agosto de 2008


Programmes & Projects
Countries
Theme
Institutions

Añadir nuevo comentario

Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .