Reconstruyendo la Sociedad después de la guerra. Reconstrucción y Democratización

en
es

Jørgen
Johansen

Cuando los conflictos armados llegan al alto del fuego, la
atención internacional decrece. El proceso de reconstrucción y
democratización no amerita el mismo interés o cobertura. En este
texto quisiera referirme a algunas de las actividades por la paz que se
desarrollan tanto a nivel macro como micro, durante y después de los
conflictos violentos. Quisiera compartir algunas observaciones, postular
algunas tesis, plantear algunas interrogantes.

Las guerras han cambiado.

Las posibilidades de democratización y reconstrucción en un
país de post-guerra dependen en gran parte de la forma en que se
llevó a cabo la guerra. Las formas de medir las guerras han cambiado
grandemente después de la Primera Guerra Mundial. La muerte de civiles
ha aumentado de un 5 a un 90 % - gente inocente y que poco tiene que ver con la
declaración de la guerra. La mayor parte de las guerras en nuestros
tiempos se dan dentro de los países y no entre Estados. El sistema de
las Naciones Unidas no está hecho para conflictos internos y ha tenido
problemas en adaptarse a estas nuevas situaciones. En la mayor parte de las
guerras civiles la edad de los soldados ha bajado y miles de niños-
tanto niñas como niños - son reclutados como soldados. La
distinción entre soldados y civiles, tal como ha sido regulada por las
leyes internacionales no siempre es fácil de observar en conflictos
internos. El uso de mercenarios se ha desarrollado enormemente desde el fin de
la Guerra Fría - estas tropas apoyan ya sea a los Ejércitos de
los Estados o a distintas milicias, caudillos o rebeldes. También hemos
visto cada vez más los "sobles" (soldados-rebeldes) que trabajan de
día como soldados y como asaltantes de noche - saqueando a la
población local para alimentarse.

Cada país de post-guerra tiene que manejar con el problema de sus
"veteranos". En la mayor parte de las guerras modernas ellos son menores y han
participado en mayores atrocidades que en el período de pre-guerra..
Casi todos los ciudadanos son víctimas de estas guerras, y todos ellos
tienen influencia en el proceso de construcción de una nueva y
más democrática sociedad, luego que se han bajado las armas.

Iniciativas como las señaladas, el sistema de las Naciones Unidas no
est'a preparado ni diseñado para enfrentar las guerras civiles - durante
la Guerra Fría su función negociadora estuvo muchas veces
bloqueada por el Consejo de Seguridad, y desde la caída del muro de
Berlín en 1989 no ha sido ni eficiente ni efectiva en la mayor parte de
los conflictos internos.

La Unión Europea, la OTAn y otras instancias de este tipo han tomado
iniciativas en conflictos recientes. Su combinación de `zanahoria y
garrote' ha forzado a algunos partidos a firmar acuerdos de paz, pero muchas
veces más de uno de los signatarios no tomó en serio el paquete
de acuerdos - la tinta aún no se había secado y el conflicto se
había retomado.

Iniciativas desde arriba

Al mismo tiempo es obvio que estos cuerpos internacionales han tenido, en
algunos de los casos, influencia en el cese del fuego - a veces duradero - y
han detenido la muerte tanto de civiles como de soldados. Durante el bloqueo a
Sarajevo, pocos grupos distintos a USA, NU y OTAN tuvieron el poder de forzar a
los serbios a detener bombardeo de la ciudad.

En los últimos diez años hemos visto un incremento en el
número de iniciativas en favor de la paz en las zonas de guerra. En el
conflicto de Los Balcanes, han habido más intervenciones no-violentas
por parte de ONGs que en cualquier otra guerra anterior. Al mismo tiempo hemos
visto un gran número de acciones desarrolladas por grupos locales. Las
interacciones entre los grupos locales e internacionales han muchas veces
cambiado todo lo que ello involucra - el grado en que ellos se han apoyado, y
el cómo han modificado sus propias agendas tiene aún que ser
evaluado e investigado.

El trabajo de las ONGs se da tanto a niveles micro como macro y en un amplio
expectro de actividades. Los grupos de mujeres, organizaciones de paz,
sindicatos, partidos políticos, observadores de derechos humanos, grupos
religiosos y redes de trabajo humanitarias han tenido todas su propia agenda y
conexiones a nivel regional. Algunas se han enfocado en la
reconciliación a nivel de comunidades locales y otras en la ayuda
humanitaria. En las primeras etapas vimos un sinnúmero de actividades de
acciones no-violentas tales como marchas de protesta, reuniones públicas
y panfleteo - no todas bien preparadas o apoyadas por grupos contrarios a la
guerra en la región. Un buen número de acciones ingenuas sin
contexto estratégico crearon conflictos entre las organizaciones locales
e internacionales.

Cuando se silencian las armas

En aquellos casos en que se ha forzado a un acuerdo entre los partidos en
disputa, los cuerpos internacionales que han participado en el proceso de
negociación no tienen un rol obvio en los próximos pasos a
seguir. Estos pasos suponen la inyección de dinero, preparación
de elecciones, establecimiento de instituciones democráticas, y el
establecimiento de fuerzas militares internacionales para que monitoreen el
acuerdo o reconstruyan la infraestructura. La mayor parte de estas actividades
se realizan a nivel macro y desde arriba.

Sin embargo, pienso que los pasos más significativos en cualquier
proceso de democratización tienen que venir desde abajo. Estoy
consciente de que el cese del fuego viene de arriba, pero sin el compromiso
activo del hombre común ningún acuerdo en el mundo puede crear
una paz justa y duradera.. Pienso que que el resultado de ese trabajo
dependerá en gran medida de lo que se haga durante la guerra. El
número de contactos, las actividades a pequeña escala, la
construcción de redes - tanto locales como internacionales - son
cruciales para la emergencia de una nueva sociedad de post-guerra. El fruto
principal - tanto lo bueno como lo malo - de todo el trabajo hecho durante la
guerra saldrá a relucir en los años de reconstrucción.

Reconstrucción desde arriba

Cuando las organizaciones internacionales tratan de implementar la paz y la
democracia en países quebrados por la guerra, éstas siempre
carecen de un profundo conocimeinto de la cultura del país en
cuestión, su historia y sus tradiciones. Vimos este tipo de problemas
cuando las NU y los USA invadieron Somalia y vimos similares situaciones en
Ruanda y los Balcanes. Se da una combinación de un gran número de
recursos y una falta de comprensión genuina que sólo puede crear
confusión y equívocos, pero, además, resultados
desastrozos.

Las condiciones bajo las cuales se da el apoyo financiero varía caso a
caso. El Banco Mundial y otras instancias financieras normalmente dan
préstamos a modo de reducir la demanda local y devaluar las divisas
locales y los intereses - bajo los términos de " política de
ajuste estructural" ellos pretenden estimular las exportaciones a modo de
asegurar el pago del préstamo. El efecto a largo plazo es transferir el
poder económico de los gobiernos locales a Washington. Poca
atención se le ha dado a los efectos de distribución de la
economía de los países de post-guerra, pero normalmente los ya
ricos se hacen más ricos y los pobres se vuelven aún
más.

Estas poderosas instituciones internacionales necesitan estar balanceadas con
las de nivel local. La democracia no puede estar basada sólo en un par
de países fuertes. Una sociedad pluralista es pre-requisito para una
sólida democracia.

Una enorme tarea en cualquier proceso de reconstrucción es la de
enfrentar el asunto de los perpetradores de crímenes de guerra.
Distintos países han enfrentado el problema de diversas maneras. La
Comisón de Verdad de Africa del Sur le ofreció a los que
cometieron crímenes la posibilidad de una amnistía si
públicamente le ayudaban a la Comisión y confesaban su
responsabilidad en estos hechos. La Comisión ha sido criticada por
enfrentar el problema sólo con aquellos en la base de la pirámide
y no con aquellos con responsabilidades políticas. Tal vez, cada
área necesite desarrollar su propio sistema basado en tradiciones y
circunstancias políticas.

Cuando un país ha sido "liberado" o "salvado" por métodos
militares, la estructura militar ha "infectado" la administración civil
y las nuevas infraestructuras. Esta no es la mejor influencia para una sociedad
democrática. Cómo puede hacerse de otra manera? Pueden las ONGs
ser de utilidad a este nivel? O es que su conocimiento no es muy útil
para los gobiernos en períodos de transición?

Reconstrucción desde abajo

En casos en los cuales se ha dado dinero a las ONGs, el efecto ha sido la
creación de una gran dependencia de financiamiento externo. Hemos visto
muchos proyectos que tratan de satisfacer a los `donantes', antes que a las
necesidades locales. Pocas fundaciones han enfatizado la necesidad de auto
financiamiento al largo plazo.

Muchas ONGs parecen estar atrapadas en su propia dependencia a proyectos que
tienen en curso. Son incapaces de ver cuando es tiempo de retirarse o de dejar
que las instituciones locales se hagan cargo. Muchas de las organizaciones
creadas en tiempos de guerra temen transformarse en "víctimas de la paz"
- siempren encontrarán argumentos para prolongar su permanencia en la
zona. Es necesario encontrar formas de "liberar" proyectos del apoyo externo.

El dinero brinda poder. En 1996, 3000 ONGs de desarrollo de los Organismos
para el Desarrollo y la Cooperación Internacionales controlaban y
disponían de hasta $ 5.7 billones de USA. Este dinero influye en los
procesos de reconstrucción. Cómo se utiliza este poder y
cómo se toman las decisiones? Hemos visto demasiados ejemplos de nuevas
formas de imperialismo político. Las zonas de paz - o tal vez
sólo zonas menos violentas - creadas durante la guerra serán la
base para la construcción de una nueva sociedad civil. Todos aquellos
cientos, o miles, de esfuerzos de actividades de reconciliación y de
construcción de paz a micro nivel, deben ser multiplicadas para
transformarse en los cimientos, los ladrillos y morteros de una nueva sociedad
democrática.

Cómo seguir?

He enfocado el tema de la reconstrucción y de la
democratización desde dos perspectivas fundamentales: desde arriba y
desde abajo. En ambas perspectivas podemos encontrar dificultades y
alternativas. Desde abajo parece difícil establecer el cese del fuego y
desde arriba parece difícil implementar una paz larga y duradera para
una sociedad civil. Puede extraerse un buen consejo para el futuro de las
experiencias que hemos visto en las últimas dos décadas? Es cada
caso tan único que no se puedan sacar conclusiones comunes? Podemos
encontrar modelos que puedan ayudarnos a desarrollar mejores instrumentos y
habilidades para enfrentar futuros conflictos? Cómo podemos actuar
durante una guerra a modo de estar mejor preparados para cuando llegue la paz?
Existen intereses en conflicto entre los nuevos gobiernos y las organizaciones
de base? Cómo pueden éstas empujar en la misma dirección y
no contradecirse las unas a las otras? Podemos esperar que lo hagan? O incluso:
queremos que lo hagan?

Jørgen Johansen es un gran pacifista escandinavo
con un seco sentido del humor. Hará de facilitador del grupo
temático : Reconstrucción y Democratización de la Trienal
de WRI. Actualmente el es Presidente del Consejo de WRI.

Programmes & Projects

Añadir nuevo comentario

Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .