Declaración de los Objetores de Conciencia en Colombia

en
es
Foro Objeción de Conciencia al Servicio Militar Obligatorio / Pasto, Colombia
Campaña No Soy Arma de Guerra. Por la Objeción de Conciencia al Servicio Militar Obligatorio / Pasto, Colombia

Este Día Internacional de la Objeción de Conciencia nos solidarizamos y apoyamos al movimiento antimilitarista colombiano y a los Objetores en Colombia quienes hoy pueden ejercer su derecho a la Objeción de Conciencia al Servicio Militar Obligatorio pero siguen enfrentando diferentes obstáculos para poder hacerlo.

A continuación encontrarás un contexto de la situación de los Objetores de Conciencia en Colombia y unas demandas que estos mismos hacen al gobierno colombiano y a las Fuerzas Armadas, que buscan por diferentes medios continuar con el reclutamiento de jóvenes en todo el país. 


La movilización de las organizaciones de objetores de conciencia y antimilitaristas desde hace más de 20 años, ha logrado cambios importante que se ven reflejados en la jurisprudencia constitucional[1] y algunos debates y leyes[2] emitidos por su parlamento. Si bien aún no existen las condiciones ideales para el respeto y garantía del derecho a la Objeción de Conciencia, éste derecho es una realidad que los jóvenes del país pueden ejercer.

Sumado a ello, por más de 4 años de negociación entre el pasado gobierno y la guerrilla de las FARC, finalmente se logró un acuerdo que permitió la reincorporación de gran parte de ese grupo insurgente. Aún con todos los vacíos del proceso, estos acuerdos generaban muchas expectativas y esperanzas de superar la confrontación armada en Colombia que acumulaba prácticamente 60 años. A pesar de ello, el gobierno elegido, titular del poder en la actualidad, se caracterizó durante las discusiones por ser un opositor a que los acuerdos fueran efectivos. Hoy siendo los principales responsables de implementar los acuerdos de paz están haciendo todos los esfuerzos para no cumplirlos y regresar al país a la confrontación armada.

En este contexto, es claro que la gran prioridad del actual gobierno es priorizar y aumentar el gasto militar y profundizar una política económica basada en la extracción de recursos, lo que afectará a muchas poblaciones y de manera irreparable al medio ambiente, pero tendrá un gran ejército con el cual defender esos intereses. Sumado a esto, ha adquirido grandes compromisos con EEUU y con la OTAN, los cuales implican reforzar sus fuerzas militares y sumarse a las aventuras bélicas que la agenda internacional le demande.

La implicación para la población colombiana sin duda es la profundización de su pobreza, la exclusión y vulneración de sus derechos, la condena a permanecer en medio de la confrontación armada y a que su población joven sea objeto de la obligación de tomar las armas para servir al ejercito oficial o los diferentes ejércitos que defienden los intereses de los poderes que gobiernan el país.

Así, lo que en un momento se veía con mucha esperanza para Colombia, en la actualidad se perfila como la involución en términos de derechos y de garantías para que la ciudadanía pueda ejercerlos, incluido el derecho a la Objeción de Conciencia.

El Antimilitarismo no sólo es una forma de defender la opción de la paz como camino para superar la confrontación y las causas estructurales que lo genera, sino además es la forma de garantizar que los avances de reconocimiento y garantía del derecho a la Objeción permanezca y se pueda ampliar y profundizar en Colombia.

¿Qué piden los Objetores de Conciencia en Colombia?

  • ¡No más batidas con invitación! - Los jóvenes son citados por las Fueras Armadas para resolver su situación militar, sin embargo desconociendo la ley y el debido proceso, los jóvenes terminan siendo reclutados en la primera cita.
  • ¡Que las solicitudes de los jóvenes objetores sean evaluadas por una instancia imparcial e independiente! Las solicitudes de los jóvenes para ser reconocidos como objetores de conciencia son evaluados por una "Comisión interdisciplinaria". Esta comisión está conformada principalmente por funcionarios públicos adscritos a la institucionalidad militar y con perfiles profesionales de psicología, médicos y militares activos y un funcionario del ministerio público. No obstante, la conformación de dicha comisión no cumple los estándares propuestos desde la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en los términos de una instancia imparcial e independiente[3]. En lugares apartados de los grandes centros urbanos la presencia del ministerio público puede ser condicionada por la capacidad de cubrimiento de esa entidad lo que implica que las comisiones terminan siendo integradas únicamente por miembros de las Fuerzas Armadas. 
  • “Quieren que abandone mi derecho y me ofrecen otras opciones de exención”. En muchos casos cuando un joven se declara objetor, los funcionarios públicos tratan de persuadir al joven para que no opte por la objeción de conciencia, mostrándole otras opciones de exención diferentes. Durante el primer año de la ley, muchos jóvenes con poca y parcial información, presentándose a resolver su situación militar bajo éste derecho, desistieron de ejercerlo, haciendo que las cifras oficiales de objetores de conciencia fuera menor. 
  • ¡Que los objetores puedan declararse como tal sin ser objeto de presiones! Cuando una declaración es negada en la primera instancia, muchos jóvenes desisten de seguir otros recursos, bien porque no son debidamente informados o por presiones dentro del proceso de tipo psicológico, pues muchos jóvenes hacen sus declaraciones estando dentro de los muros de algún cuartel.
  • ¡Que las Fuerzas armadas cumplan con su obligación de informar a los jóvenes del derecho a la Objeción de Conciencia establecido en la ley! No brindan información ni hacen campañas como la ley lo ordena para permitir el conocimiento que los jóvenes citados y en edad de resolver su situación militar conozcan el derecho a la Objeción de Conciencia.
  • "Las Fuerzas Militares acuden a mentiras para desmotivar a los objetores". Afirman que habrá una guerra con Nicaragua o con Venezuela y en esos casos afirman que la Objeción de Conciencia no es efectiva.
  • "Los funcionarios militares niegan a los objetores la objeción fiscal". Los objetores son persuadidos para pagar la libreta militar, lo que termina contradiciendo los postulados éticos de los objetores, obligandolos a aportar de manera económica al sostenimiento del aparato militar y sus dinámicas de conflicto.[4]

Si quieres conocer más sobre la situación de los Objetores de Conciencia en Colombia puedes consultar aquí el informe sobre la ley de reclutamiento en Colombia, realizado el año pasado por ACOOC y Justapaz, o descargar un resumen abajo. 


[1] Sentencia Constitucional C/728-2009, Sentencia de Tutela T/018-2012, Sentencia de Tutela T/430-2013, Sentencia de Tutela T/455-2014, Sentencia de Tutela T/185-2015; Sentencia Unificada SU/108-2016

[2] Ley 1871-2017 de reclutamiento y definición de la situación militar, principales logros dentro de la ley:

a) Reconocimiento legal de la Objeción de Conciencia como causal de exención para exención para prestar el servicio militar obligatorio (artículo 12, literal N).

b) Exclusión de objetores de conciencia de las reservas de las Fuerzas Armadas; garantiza sus derechos en todo tiempo (p. del artículo 52).

c) Prohibición legal de detenciones arbitrarias con fines de reclutamiento, conocidas en Colombia como batidas (p. 2o del artículo 4o.).

d) Las Fuerzas Militares tienen la obligación de hablar sobre el derecho a la Objeción de Conciencia en los planteles educativos (p. 1o del artículo 17).

[3] Declaración del Consejo de DDHH de la ONU Ref. A/HRC/36/L.20, Sep-2017

Num. 8. Exhorta a los Estados a que establezcan, si todavía no los tienen, órganos de decisión independientes e imparciales encargados de determinar si la objeción de conciencia al servicio militar es válida en cada caso concreto, teniendo en cuenta la necesidad de no discriminar entre los objetores de conciencia basándose en la naturaleza de sus convicciones particulares.

Num. 9. Afirma que las decisiones relativas a la objeción de conciencia siempre deben poder ser revisadas por un tribunal competente, independiente e imparcial establecido por la ley.

[4] Varias de estas demandas fueron extraídas del Informe “La Objeción de Conciencia: En el primer año de aplicación de la nueva ley de reclutamiento. Agosto 2017-Octubre 2018” realizado por ACOOC y Justapaz. 

Programmes & Projects
Countries
Theme

Añadir nuevo comentario

Image CAPTCHA