Activistas turcos por la paz y los derechos humanos llaman a detener el comercio de armas a Turquía

Turquía: detener el ciclo de la violencia

En una reciente visita a Turquía, una delegación internacional de la Internacional de Resistentes a la Guerra habló a los activistas turcos por la paz y los derechos humanos, que han exigido que el comercio de armas con Turquía se detenga de inmediato. "La guerra en Afrin, así como la opresión en Turquía, particularmente en las regiones kurdas, es posible gracias a las armas que vinieron especialmente desde Alemania, España, Italia y Rusia. Mientras los países continúen vendiendo armas, estas se utilizan para la opresión y la violación de los derechos humanos. Un paso importante para obstaculizar esto sería detener el comercio de armas de inmediato ", dijo un defensor de los derechos humanos al grupo.

El Grupo de Trabajo de Turquía de la IRG está formado por miembros de Connection e.V. Bund fuer Soziale Verteidigung (BSV), International Fellowship of Reconciliation (IFOR) Austria, Internacional de Resistentes a la Guerra (IRG), La Transicionera (España) y activistas de Turquía. El grupo de trabajo se formó durante el conflicto violento en el sureste de Turquía en 2015/16, y se hizo público con la demanda de detener el ciclo de violencia en Turquía.

El grupo se horrorizó por el deterioro cada vez mayor de la situación de los derechos humanos en Turquía. Desde que comenzó la operación de Turquía en el norte de Siria, es muy difícil para los activistas en Turquía incluso usar términos como "paz" o exigir el retorno a un proceso de paz con el pueblo kurdo. Sin embargo, durante las conversaciones con diferentes grupos y organizaciones, el Grupo de Trabajo también encontró que, contrariamente a la imagen dada por los medios turcos, el apoyo popular a la guerra en Afrin no es inequívoco. Una encuesta independiente sugiere que el 30% de la población no apoya el conflicto, y a las organizaciones de derechos humanos se acercan, diariamente, hombres que no quieren servir en esta guerra. Y, a pesar del miedo y las duras respuestas de la policía, todavía hay actividades de protesta a la guerra. La semana pasada, por ejemplo, los estudiantes de una universidad de Estambul se atrevieron a desplegar una pancarta que decía "no" a la guerra. Fueron calificados inmediatamente como traidores y terroristas por el presidente turco.

Con respecto a las próximas marchas de paz en Semana Santa, el Grupo de Trabajo sobre Turquía llama a fortalecer estas actividades declarando la solidaridad para la paz y los grupos de derechos humanos en Turquía, y a tomar una posición clara contra el comercio de armas a Turquía.

 

Programmes & Projects
Countries
Theme

Añadir nuevo comentario

Image CAPTCHA