Activistas por toda Europa emprenden acciones contra la venta de armas a Arabia Saudí

en
es
Mujeres de Negro Londres protestan contra la venta de armas a Arabia Saudí. Crédito: Alisdare Hickson
Mujeres de Negro Londres protestan contra la venta de armas a Arabia Saudí. Crédito: Alisdare Hickson

Por toda Europa, activistas se han estado resistiendo a la venta de armas a Arabia Saudí, destinas a ser usadas en la guerra en curso en Yemen. La campaña de bombardeos de Arabia Saudí ha visto como han muerto muchos miles de civiles, con algunos países —como Alemania y Noruega — que decidieron poner punto final a las exportaciones de armas a Arabia Saudí o a otros miembros de la coalición mientras continúe la campaña militar.

En enero, Mujeres de Negro Londres han usado su vigilia semanal para protestar la venta de armas del Reino Unido a Arabia Saudí. El grupo se reúne donde la estatua de Edith Cavell en el centro de Londres cada martes de 6 a 7 de la tarde, distribuyen folletos y llevan pancartas. En el 2017, el Reino Unido vendió más de mil millones de libras esterlinas en armas a Arabia Saudí, incluidos componentes de aviones, misiles y rifles de francotiradores.

También en enero, 1000 personas —incluidas mujeres de grupos de Mujeres de Negro de Bolonia, Turín, Bérgamo, Verona, Piacenza y Padua— participaron en una manifestación en la fábrica RWM en Ghedi. RWM fabrica bombas que han sido vendidas a Arabia Saudí. Los coches de la policía no permitieron a la manifestación alcanzar la fábrica, pero los activistas colgaron pancartas y escucharon por altavoces el impacto de las armas que estaban siendo vendidas. Los manifestantes también fueron a la base aérea Luigi Olivari, donde se almacenan los misiles nucleares estadounidenses.

Four women from Women in Black Bologna hold a banner on a protest against the RWM factory in Ghedi

En España, activistas de Greenpeace tomaron medidas directas pacíficas para retrasar al buque Bahri Tubuk, un buque saudí que se especializa en el transporte de armas. A las 9:45 del viernes 16 de febrero, Greenpeace anunció que activistas en botes habían entrado en el Puerto de Bilbao y estaban en las aguas alrededor del buque, mientras escaladores colgaban de las cuerdas de amarre. Otros estaban estacionados en los bordes exteriores del puerto, que también impedía las maniobras del buque. Nueve activistas fueron arrestados y puestos en libertad más tarde ese mismo día.


 

Programmes & Projects
Countries

Añadir nuevo comentario

Image CAPTCHA