Editorial

'Gandhi' de Oscar Rivera
'Gandhi' de Oscar Rivera

Cada año, el 1 de diciembre, la Internacional de Resistentes a la Guerra y sus miembros conmemoramos el Día de los Prisioneros por la Paz, cuando publicamos los nombres y las historias de aquellos encarcelados por sus acciones por la paz. Muchos son objetores de conciencia, en la cárcel por negarse a alistarse al ejército. Otros han llevado a cabo acciones no violentas para interrumpir los preparativos para la guerra. Los simpatizantes envían tarjetas y cartas en solidaridad. Este año, también hubo acciones solidarias con tres objetores de conciencia en Israel.

En esta edición de El Fusil Roto, compartimos algunas reflexiones sobre la experiencia de personas que han sido encarceladas por actuar contra la militarización. Esto incluye a Lee Sangmin, que ha figurado en nuestra Lista de Prisioneros por la Paz, y recibió mensajes de solidaridad de todo el mundo. También incluimos un artículo de Paul Magno sobre la experiencia de apoyar a los tres miembros de Transform Now Plowshares, cuando fueron encarcelados. Por último —en una buena noticia— hay un artículo sobre la campaña para liberar a Oscar López Rivera, un prisionero político que acaba de ser puesto en libertad después de treinta y cinco años en la cárcel.

Las prisiones son lugares de violencia y control social —no solo para aquellos encarcelados por acciones políticas no violentas, sino para todos—. El complejo industrial de prisiones está intrínsecamente vinculado a un enfoque militarizado de la seguridad, en el que se pone la fe en la idea de que puedes “poner un tapón" en las presuntas amenazas al contenerlas a través de la fuerza y la amenaza. Un ejemplo terriblemente bueno de esto es la experiencia de palestinos encarcelados en Israel y los territorios ocupados palestinos. Lee sobre esto aquí.

Hay dinero en la deshumanización y uniformidad de las prisiones y —como otras formas de militarización— los mercenarios están listos para sacar beneficios. En Facing Tear Gas YaliniDream se refiere al uso sistemático de gas lacrimógeno, pulverizadores de pimienta y otros agentes químicos en prisiones estadounidenses.

La anti militarización sostiene que una visión de la seguridad basada en la vigilancia, las relaciones de poder desiguales y un monopolio de violencia es contraproducente e inhumana. Esto puede ser tan cierto de las prisiones como de los ejércitos.

Hannah Brock

Añadir nuevo comentario

Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .