Queer Perspectives

en

Anything related to queer perspectives on nonviolence, antimilitarism, militarism, etc...

Los antimilitaristas han hecho sentir su presencia en las marchas del Orgullo (pride en inglés) en todo el mundo. En Londres, el grupo NO PRIDE IN WAR (No hay orgullo en la Guerra) terminó encabezando la marcha, acompañados por el bloque Lesbianas y gays apoyan a los migrantes. En junio en Tel Aviv, el grupo Pinkwash Israel bloqueó el desfile con carteles que decían ‘No hay orgullo en la ocupación’, y la marcha se detuvo por unos minutos.

Volver al indice

Andreas Speck

El ejército utiliza el tema de la igualdad en sus campañas de reclutamiento, a menudo dirigidas a los jóvenes. Dado que son más numerosos los jóvenes que se topan con estas campañas de reclutamiento que los que se alistan en las fuerzas armadas, el efecto de esta forma de presentar las cosas es amplio. Escribo esto desde el punto de vista de un hombre gay que, a pesar de no estar muy involucrado en el movimiento queer, me identifico más con los conceptos queer que con la identidad gay. Esto se debe, en parte, a mi propia experiencia con la comunidad gay, en la que el deseo de ser “normal” y “aceptado” es común: esto implica aceptar nuestra sociedad militarista tal y como es. Como antimilitarista, anarquista y feminista, a menudo me siento incómodo con esto.

Sin embargo, a veces tengo la sensación de que el movimiento antimilitarista no acoge muy bien a las personas queer, y a pesar de que no he experimentado una homofobia abierta, creo que existe una suposición –al menos por parte de los hombres– de que uno es hétero. La sexualidad no se considera un aspecto importante en la lucha contra el militarismo, pero yo sí creo que lo es.

Volver al indice

“La imagen de la masculinidad... los hombres modelo que van a la guerra, que compiten.”

– Jorge Vélez, Colombia

“Por ejemplo, el Ministerio de la Mujer fue creado en 2006 y desde entonces uno de los principales objetivos que la Ministra de la Mujer ha propuesto es el de proveer a la milicia con dos millones de mujeres . Ya ha puesto en marcha la primera etapa en la cual prometió 150.000.”

– Rafael Uzcátegui, Venezuela

Volver al indice

De los treinta y dos países encuestados, sólo existe un intento activo de reclutar a gente LGBT en cuatro. Ocho países no permiten en absoluto que la gente LGBT se aliste, aunque de todos ellos, sólo en Kenia la homosexualidad es ilegal. En Turquía los hombres pueden estar exentos del servicio militar si pueden “demostrar” (con fotos o secuencias de video de ellos practicando sexo con hombres) que son homosexuales. Pero en la mayoría de los países, la sexualidad simplemente no forma parte del criterio de reclutamiento.

En la sociedad turca, dominada como está por una espiral de "masculinidad" y "servicio militar", el sexismo y la homofobia están siempre presentes. Las instituciones militaristas humillan y etiquetan a los homosexuales, los tratan de malos modos y les hacen la vida imposible, sobre todo cuando están cumpliendo el servicio militar. En primer lugar, el ejército se presenta como un regalo del que no se puede disfrutar si uno es gay.

Esta mañana he leído un artículo titulado "Los jóvenes LGBT de Corea del Sur se ponen en marcha", que venía en el diario surcoreano Hankyoreh. El reportaje trataba sobre una pareja de estudiantes de secundaria lesbianas que salen juntas desde hace casi 100 días (todo un récord para una relación surcoreana). El periodista escribía sobre cómo se quieren y las dificultades y discriminación a la que se enfrentan por ser de una minoría sexual. Como de costumbre, algunas personas respondieron al artículo en Internet con comentarios llenos de odio y completamente injustificados.

Corea del Sur es un país conservador, con fuertes tradiciones patriarcales y heteronormativas, donde los homosexuales y objetores de conciencia tienen dificultades para encajar. Especialmente debido a que el ejército de Corea del Sur mantiene un sistema de conscripción, lo militar influye fuertemente en la forma en que se configura la identidad de género de los hombres coreanos.

Salen del closet

Placheolder image

“En tiempos de golpe de estado parlamentario afloran los machos de florero, todo se vuelve heroico y varonil; entre golpeados y golpeadores, nadie quiere ser el marica de la historia, todxs somos hombres según lo que se impone como conflicto oficial. Mucha bandera, mucho himno, mucho grito y mucha orden, todo muy marcial. Por suerte la resistencia es rara y se resiste a tan hierática masculinidad y militarismo, de derechas a izquierdas, y prefiere el humor, el abandono, la risa, el descuido, la no colaboración, el dar el culo antes que dar por culo, la cosquilla y el desarme.

1. El militarismo no es sólo una guerra, un ejército o un avión de combate. El militarismo es un sistema, una lógica y un conjunto de normas que perpetúa y recrea nuestras sociedades y nuestras vidas diarias. El análisis queer del poder es una herramienta política que nos puede ayudar a desafiar estas normas. La liberación queer no trata de la igualdad dentro de un sistema patriarcal y militarista, sino que trata de ir más allá de la política de inclusión y crear unas sociedades futuras justas que no se dediquen simplemente a recrear sistemas de poder con distintos nombres.

Subscribe to Queer Perspectives