Editorial

en
es

Ser objetor/a de conciencia en un país donde este derecho no está reconocido no es fácil. El caso de Ismail Saygi, un objetor de conciencia turco que declaró su objeción después de cumplir siete meses de servicio militar, y que ha retirado ahora su declaración de OC después de ser arrestado y maltratado en una cárcel military, pone en evidencia las dificultades que pueden tener que afrontar los objetores. También muestra que no tod@s nosotr@s podemos ser héroes o heroínas, y que uno de los peligros inherentes a cualquier movimiento de OC en un país que no reconoce el derecho a la OC es la promoción de un tipo de "OC heroica masculina", que se aferra a sus convicciones bajo cualquier circunstancia frente a la represión.
Es importante recordar que tod@s somos seres humanos, y que no todo el mundo puede afrontar maltratos y violencia, y seguir resistiendo. Un aspecto importante de la noviolencia es reconocer y aceptar nuestros propios límites, aunque podamos ser capaces – con entrenamientos y trabajando junt@s en grupos de afinidad – para extender estos límites, y ampliar lo que somos capaces de hacer. Aún así, es importante aceptar las decisiones que hace la gente cuando llegan a un límite, aún que pueda no gustarnos. Esto significa que es importante aceptar la elección hecha por Ismail Saygi, y no condenarle y retirarle el apoyo.

En muchos países, intentos legales de definir el término "conciencia" han contribuido al problema. La conciencia no solo suele definirse con connotaciones positivas o negativas, sino que a menudo se incluye el requisito que actuar contra la propia conciencia tiene que llevar a alguna forma de "daño" – haciendo que l@s objetor@s de conciencia, pasen de seres humanos políticos a psicópatas.

Es importante para nosotr@s objetor@s de consciencia que rechacemos esta noción de "conciencia", y que resaltemos la objeción de conciencia como decisión política y acción contra el militarismo. No se trata de exenciones individuales por “motivos de conciencia”, sino de una lucha política contra la militarización de cada aspecto de nuestras vidas - resistencia a la guerra.

Andreas Speck

Theme

Add new comment

By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.