Comunicado de los grupos de objetores de conciencia del Mediterráneo Oriental

Somos objetores de conciencia de toda la región del Mediterráneo Oriental. Nuestra región ha sufrido durante mucho tiempo opresión, injusticia, militarización, ocupaciones militar y guerras, así como pobreza, analfabetismo, hambre y falta de infraestructura social. En este difícil periodo, en el que nuestra región parece hundirse aún más en el caos de la guerra, alzamos nuestra voz común por la paz y contra la  mlitarización.

Nos negamos a permitir que continúe este ciclo de violencia, iniciado por estados opresivos e intereses económicos; nos negamos a ser parte de él; nos negamos ser enemigos de gente simplemente porque tengan una nacionalidad o religión diferente; no nos van a arrastrar a sus guerras y ejércitos que llevan a la región a la destrucción y la muerte.

Nuestra región es una de las regiones más militarizadas del mundo, desde la conscripción forzada en toda la región, pasando por ls fronteras altamente militarizadas y las soluciones militarizadas para cualquier conflicto, hasta las ocupaciones nuevas o en curso de poblaciones civiles por fuerzas armadas que matan y oprimen a hombres, mujeres y niños. Creemos que esta violencia es sistemática y afecta a toda la región, pero no es inherente a ella, y no es nuestra opción como habitantes de esta región que queremos vivir en paz. Nuestra región ha demostrado una y otra vez que las soluciones militares nunca son sostenibles y solo llevan a una mayor violencia a largo plazo, mientras que traen muerte y destrucción a corto plazo.

La reacción del mundo a la actual violencia regional debería consistir en construir sociedades, asistir a los refugiados, y mediar entre las partes beligerantes, no vender armas, bombardeos y proveer ayuda militar.

Las guerras en nuestra región han dado lugar a la mayor crisis de población refugiada desde la Segunda Guerra Mundial, con millones de personas escapando de las guerras y la opresión, solo para encontrar racismo, represión o incluso la muerte mientras intentan llegar a un lugar más seguro. Esta crisis ha conducido a “soluciones” militarizadas tales como participación y apoyo militar internacional, y la militarización de las fronteras. “Soluciones” que tratan a los refugiados como una amenaza a la seguridad y que solo aumentan la guerra y el caos en la región. Expresamos nuestra solidaridad con los refugiados, les damos la bienvenida y declaramos que continuaremos negándonos a “guardar las fronteras”, que llevan a la muerte y la reclusión de (decenas de) miles de personas refugiadas en la región.

Aunque en muchos países las personas objetoras de conciencia son vistas por el ejército, el estado o incluso parte de la sociedad como una “amenaza”,hoy día está más claro que nunca que la amenaza para nuestras sociedades no viene de la gente que se niega a participar en las guerras y en los ejércitos, sino de los militares y las guerras, Expresamos nuestra solidaridad con los objetores de conciencia perseguidos por diferentes gobiernos en la región, especialmente aquellos perseguidos actualmente por las autoridades militares israelíes, turcas, turco-chipriotas y griegas, y exigimos que se termine con su persecución o encarcelamiento.Aunque en muchos países las personas objetoras de conciencia son vistas por el ejército, el estado o incluso parte de la sociedad como una “amenaza”. Estamos resistiendo a la conscripción, ejerciendo nuestro derecho internacionalmente reconocido a la OC (a pesar de la persecución que afrontamos en muchos estados de nuestra región), y demostrando solidaridad con la gente afectada por la guerra. Cooperaremos a lo largo de la región para:

  • apoyar a quienes se oponen a las guerras negándose al servicio militar y a la participación en la guerra por cualquier razón, sea política, filosófica, religiosa u otra

  • parar la persecución de los Objetores de Conciencia

  • abolir la conscripción

Aunque hacemos campaña contra la conscripción, no queremos que los ejércitos de leva sean reemplazados por otros profesionales, puesto que estos tampoco son la solución para los problemas de nuestra región.

Finalmente, a pesar de nuestras diferentes experiencias, ideologías y puntos de vista sobre las formas de lucha para la liberación, estamos de acuerdo que nuestro objetivo final es la paz y la justicia para todos. Todos compartimos el sueño común de un mundo donde todas las personas tengan los mismos derechos, y hacemos una llamada a uniros a nosotros en este sueño, y negaros a participar en seguir destruyendo el mundo.

Programmes & Projects
Countries
Theme

Add new comment

Image CAPTCHA