Especuladores de la guerra

WRI activists disrupting the welcome dinner at the ADEX arms fair
WRI activists disrupting the welcome dinner at the ADEX arms fair

Economics is one of the key causes of war - wherever there is a military conflict, someone is profiting from it. We call this "war profiteering".

WRI looks at war profiteering in a broad sense - we consider all companies and initiatives that benefit financially from military conflict as war profiteers, in some sense. This includes the arms trade and companies profiteering for the privatisation and outsourcing of the military, but also those extracting natural resources in conflict zones, financial institutions investing in arms companies, and many others.

WRI publishes a quarterly magazine called War Profiteers' News (in English and Spanish), and organises events to bring campaigners and researchers together to share strategies against war profiteering. In 2017 we will gather members and friends of the WRI network in London, for a seminar called “Stopping the War Business”. Campaigners will share experiences and strategies of countering the arms trade and other war profiteers. The seminar will take place at the same time  as the DSEI arms fair, where we will also take nonviolent direct action together. In 2015, we organised a similar event in Seoul, South Korea, which took place at the same time as the ADEX arms fair.

En Canadá, un tribunal de la Columbia Británica inició un juicio contra Nevsun Resources, una importante compañía minera canadiense acusada de basarse en la esclavitud moderna en su Mina Bisha en Eritrea, y proseguirá adelante, rechazando una apelación de la compañía para que, en su lugar, el juicio se instruya en Eritrea.

Desde el 25 de agosto, más de medio millón de personas de la comunidad Rohinyá de Birmania han sido expulsadas del estado de Rakáin, en el norte del país. Las fuerzas de seguridad han incendiado casas, cosechas y aldeas en “operaciones de limpieza” que el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos ha descrito como “un claro ejemplo de limpieza étnica”.

El 7 de octubre se cumplieron dieciséis años desde el comienzo de la guerra de Afganistán: la guerra más larga de Estados Unidos. En un esfuerzo por justificar la presencia continuada y extendida de tropas estadounidenses en el país, el presidente Trump está buscando un plan para lograr que empresas estadounidenses extraigan minerales de un Afganistán rico en recursos.

Estados Unidos y el Reino Unido son acusados regularmente de complicidad en crímenes de guerra por sus entregas de armas a Arabia Saudí, al frente de una coalición árabe de diez ejércitos. Francia, sin embargo, no ha sido objeto de acusaciones de ese tipo, a pesar de su larga colaboración con el reino saudí y varios de sus aliados.

Desde 2008, la comunidad de Klong Sai Pattana, en Tailandia, ha estado resistiendo la invasión de una gran empresa de aceite de palma: Jiew Kang Jue Pattana Co. La compañía ha ocupado las tierras para cultivar palma aceitera ilegalmente, por lo que la población cree que este hecho se encuentra detrás de la escalada de violencia que ha causado varias muertes, en una campaña de intimidación llevada a cabo para expulsarlos de sus tierras.

En Londres cientos de manifestantes han intervenido de forma directa para clausurar una de las ferias armamentísticas más grandes del mundo. El Equipo de Defensa y Seguridad Internacional, DSEI por sus siglas en inglés, abrió sus puertas el 12 de septiembre; sin embargo el recinto ferial donde se lleva a cabo fue bloqueado en numerosas ocasiones en la semana previa a su inauguración, ya que algunos activistas trataron de evitar que la feria se llevara a cabo.

Subscribe to Especuladores de la guerra