Image linked to donate page Image linked to Countering the Militarisation of Youth website (external link) Image linked to webshop

Inicio de sesión

Interface language

Diaspora link
Facebook link link
Twitter link
 

Activistas por la paz protestan contra un taller de la UE para comerciantes de armas

Activists spill red paint outside the doors of the European Defence AgencyActivists spill red paint outside the doors of the European Defence Agency

El 28 de marzo un grupo de veinte activistas por la paz se movilizaron a las puertas de la Agencia Europea de Defensa (AED) en Bruselas. Su finalidad era protestar en contra de un taller de la UE diseñado para informar a los comerciantes de armas sobre la ayuda financiera que Europa puede ofrecerles. Los activistas por la paz se pintaron el cuerpo con sangre falsa para así impedir el acceso a la Agencia Europea de Defensa. «Mientras Oriente Próximo está ardiendo, los comerciantes de armas se están llenando los bolsillos con nuestros impuestos», explicó uno de los activistas. «La UE está financiando una industria que tiene las manos manchadas de sangre».

La UE ha comenzado recientemente a subvencionar a la industria armamentística a través de un programa de investigación militar. La primera financiación ascenderá a 90 millones de euros, pero este es solamente un programa preliminar. La Comisión Europea tiene como objetivo a largo plazo crear, en el periodo 2021 y 2027, un programa europeo completo de investigación en defensa por valor de 3.500 millones de euros.

«Es escandaloso que una industria que convierte la guerra en ganancias y que tiene una facturación anual de mil millones de euros reciba subvenciones de la UE», declara Bram Vranken, portavoz de la organización belga por la paz Vredesactie. «Una industria con una facturación anual de mil millones de euros puede correr con sus propios gastos en investigación y desarrollo».

Las armas desarrolladas por la UE podrían acabar en zonas de conflicto

La UE prioriza el desarrollo de armas autónomas y drones armados, lo cual es bastante controvertido. En 2014, el Parlamento Europeo exigió el desarme de los drones armados y prohibió el desarrollo de armas autónomas, también conocidas como robots asesinos. En una carta abierta, miles de científicos denunciaron los riesgos que conllevaría una carrera armamentista de robots asesinos.

Según Vredesactie, es muy probable que las armas desarrolladas con dinero de la UE terminen en las manos equivocadas. «Las empresas de armamento involucradas acabarán poseyendo los derechos de propiedad de esta tecnología», afirma Vranken. «Estas empresas podrán entonces exportar libremente esta tecnología militar a zonas de conflicto».

«El hecho de que la UE quiera invertir el dinero público en desarrollo militar no es solo absurdo, sino también inmoral», declara Vranken. «Esto no nos llevará a una Europa más pacífica y segura».

www.facebook.com/Istopthearmstrade.eu

www.ikstopwapenhandel.eu