Corea del Sur en vía de legalizar la objeción de conciencia

Un paso importante para el movimiento de objeción de conciencia surcoreano

Con el anuncio del Ministerio de Defensa surcoreano el 18 de septiembre de 2007 que va a permitir a los objetores de conciencia hacer servicios substitutorios, realizando un giro a su posición de hace cuatro meses, el movimiento de objeción de conciencia surcoreano ha alcanzado una victoria importante.

Mientras que la objeción de conciencia tiene una larga historia en Corea del Sur que se remonta hasta 1939, durante mucho tiempo había sido ocultada completamente de la opinión pública. Hasta 2001, casi nadie había tenido conocimiento de que más de 10,000 objetores de conciencia Testigos de Jehová habían cumplido penas de prisión por su rechazo a realizar el servicio militar, e incluso que el Tribunal Constitucional negó por primera vez en 1969 que haya un derecho a la objeción de conciencia.

Con la aparición de los primeros objetores que no eran Testigos de Jehová en 2002, y la formación de la Solidaridad Coreana para la Objeción de Conciencia [Korea Solidarity for Conscientious Objection] (KSCO), las cosas comenzaron a cambiar poco a poco. El movimiento se dedicó a sensibilizar sobre la cuestión - y en especial sobre el gran número de objetores de conciencia encarcelados, a menudo alrededor de 1,000 - y a desarrollar una estrategia legal, implicando canales estatales e internacionales.

A nivel estatal, la estrategia legal pareció fallar al principio, después de algún éxito inicial que redujo el tiempo de encarcelamiento de 3 años a 18 meses.

En el año 2004, primero el Tribunal Supremo y poco después el Tribunal Constitucional se posicionaron en contra del derecho a la objeción de conciencia (ver el informe-OC No 1, de septiembre de 2004). En respuesta a esta derrota, dos casos de objetores de conciencia fueron llevados como quejas individuales al Comité de Derechos humanos de Naciones Unidas.

Sin embargo, el 15 de diciembre de 2005, la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Corea emitió su recomendación sobre temas  de derechos humanos al gobierno coreano, recomendando también el reconocimiento del derecho a la objeción de conciencia. En aquel  entonces el Ministerio de Defensa  respondió: "El ministerio no puede aceptar la decisión, incluso si la Comisión decide finalmente reconocer la objeción de conciencia."

"El ministerio podría ser capaz de considerar la aprobación cuando la tensión entre Corea del Norte y Corea del Sur se alivie y si los recursos humanos militares son abundantes, y la opinión pública general está de acuerdo a la idea " (ver la informe-OC No 17, de febrero de 2006).

En noviembre de 2006, el Comité de Derechos humanos de Naciones Unidas examinó el informe periódico de Corea del Sur bajo el Convenio Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos (CIDCP). Éste concluyó: "El estado-parte debería tomar todas las medidas necesarias para reconocer el derecho de los objetores de conciencia para ser eximidos del servicio militar. Se le anima a reformar la legislación en la línea del artículo 18 del Convenio.

A ese respecto, el Comité llama la atención del Estado-parte en el párrafo 11 de su comentario general No 22 (1993) sobre el artículo 18 (libertad de pensamiento, conciencia y religión)" (CCPR/C/KOR/CO/3, 28 de noviembre de 2006).

En una decisión importante, el Comité de Derechos humanos también decidió sobre las dos quejas individuales de Corea del Sur. El Comité concluyó "que los hechos, según el Comité, revelan, en relación a cada autor, violaciones por la República de Corea del artículo 18, el párrafo 1, del Convenio" (CCPR/C/88/D/1321-1322/2004, 23 de enero de 2007).